Aprendió del éxito de su padre

Ana García considera que hasta el día de hoy, es una joven completamente feliz

Su carisma se lo transmite a sus clientes, a pesar de cualquier problema se mantiene sonriente y muy positiva. HOY/FOTO: Roberto Fonseca

HOY

Ana García llegó al mercado Roberto Huembes cuando tenía 11 años. Su padre, Reynaldo García, le enseñó con su ejemplo y dedicación que para vivir bien hay que trabajar fuerte. Hoy, ella sabe cómo administrar su tramo de cosméticos, perfumes y bisutería; dejó atrás la pena que tenía cuando era una niña y muy orgullosa llama a los clientes para que se detengan a comprar.

García actualmente tiene 24 años, cursa quinto año de Arquitectura. Comenta que gracias a su padre y a su madre, quien se encuentra fuera del país desde hace varios años, ha podido llegar hasta donde está.

“Yo estoy clara que para alcanzar sueños debemos superar pruebas y obstáculos, si caminamos con Dios todo nos será más fácil. En lo personal y a mi corta edad, he vivido de todo, pero aquí sigo, de pie, atenta a cada cosa que sucede, además que ahora tengo un motivo para luchar, y ese es mi hijo”, manifiesta la joven.

Esforzada

Siempre se mantiene activa en su tramo. Muy pocas veces la van a ver distraída, dice que su enfoque está en que no le falte nada a su familia. Por ello, siempre tiene algo que hacer. HOY/FOTO: Roberto Fonseca

Ana se convirtió en madre hace dos años. Dice que apenas se dio cuenta de su embarazo, le dedicó más tiempo a su negocio. No se da el lujo de fallar, sino todo lo contrario, llega más temprano y se va más tarde, con el objetivo de vender lo suficiente para que no le falte nada a su familia. Trata de estar más activa y anhela un día ver su tramo mucho más grande con mercadería.

“Mi padre me dio alimento y estudios con las ganancias de este tramo, invirtió dinero, lo trabaja y vuelve a invertir, ese ha sido el éxito, yo en todo eso me he fijado, lo aprendo y lo aplico en todos los ámbitos de mi vida, gracias a Dios sobre todo, quien ha sido mi principal motor”, dice la joven.

García manifiesta que ahorita está enfocada en terminar sus estudios y terminar de construir su casa. Para eso está trabajando con todas las energías del mundo.

“Yo quiero cumplir con todos mis proyectos este año. Hemos metido al negocio productos de marcas reconocidas para que la gente siempre encuentre lo que busca. También tenemos productos que son bien asequibles al bolsillo.

Asimismo, me promociono por internet, le indico a los clientes en qué punto del mercado nos pueden encontrar, tratamos de no quedarnos atrás y de esta forma aumentamos la cantidad de clientes, todo sea para poder cumplir nuestros propósitos”, confía Ana.

Su padre, su fortaleza
Ana García desde pequeña ha sido fiel seguidora de su padre.

Aconseja a los lectores del HOY que aprendan siempre de las buenas personas, que sigan consejos y que traten de hacer todo bien, para que sus resultados sean más rápidos. Además, menciona que tener a Dios presente en todo debe ser lo esencial.

 

...

Notas Relacionadas