Renuncia de Rafael Solís es un “golpe moral” al sandinismo

Ahora ya no es el doctor Solís, sino simplemente Rafael

Rafael solís, renuncia, daniel ortega, sandinistas,

En esta foto de archivo aparece Rafael Solís y Daniel Ortega; esa amistad al parecer se rompió. HOY / Archivo

HOY

Nadie ha dicho nada en el partido sandinista sobre la renuncia de Rafael Solís Cerda a su cargo de magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y a su militancia. Sin embargo, la noticia ha causado revuelo en todas las esferas del país.

La magistrada Alba Luz Ramos, presidenta de la CSJ, convocó a reunión urgente a todos los magistrados sandinistas en un salón de la Corte y hasta los magistrados que tenían contemplado no llegar a trabajar salieron a toda prisa hacia la reunión, informaron fuentes de ese poder del Estado.

En abril de 2019 se vence el período de cinco años para el que fueron nombrados, incluyendo al magistrado Rafael Solís Cerda. La Corte Suprema de Justicia es un órgano colegiado (16 miembros) y está incompleto desde agosto del 2016, cuando falleció el doctor Antonio Alemán. Rafael Solís Cerda, quien renunció el 8 de enero de este año. De esta manera quedan operando 14 magistrados, aunque se rumora que hay otros magistrados que podrían presentar su renuncia en los próximos días. Actualmente la CSJ es presidida por Alba Luz Ramos.

Los militantes del FSLN, organizados en los Comités de Liderazgo Sandinista (CLS) del poder judicial y de otras instituciones públicas, se reunieron aún incrédulos por la renuncia de Solís a través de una carta que dirigió a Daniel Ortega, Rosario Murillo y Gustavo Porras, como presidente de la Asamblea Nacional.

En una reunión de militantes en el Complejo Judicial de Managua, el amado doctor Solís pasó a ser llamado simplemente Rafael. En esa sesión, el magistrado Gerardo Rodríguez, presidente del Tribunal de Apelaciones de Managua y operario político del Frente, confirmó a la militancia la autenticidad de la carta de Solís y señaló que fue no solo un “golpe político, sino moral”.

Se intentó comunicarse con Rodríguez, pero no respondió su celular. El tema de conversación entre los trabajadores de los juzgados y del edificio central de la Corte era la famosa renuncia del “Big Papi”, pero en silencio, casi susurrando. “Los sandisapos andaban una cara de cagados, el golpe fue duro y devastador para ellos, pero para otros fue de regocijo saber que aún existen personas que pueden reflexionar y condenar la barbarie que están haciendo al pueblo nicaragüense”, dijo una funcionaria.

...

Notas Relacionadas