Le dan el último adiós a personaje diriambino

Familiares, amigos y escritores lamentaron la partida del poeta Francisco Javier Mendieta Cruz

La vela del poeta Francisco Javier Mendieta Cruz, se realizó donde fue su casa de habitación en el barrio La Libertad. Su mundo eran los libros. HOY/Mynor García

La tarde de este viernes en el cementerio municipal de Diriamba, fueron sepultados los restos del poeta Francisco Javier Mendieta Cruz. Antes en la plazoleta del cementerio municipal escritores y poetas locales le realizaron un homenaje.

También lea: Inician fiestas de San Sebastián, la imagen fue bajada de su nicho

Mendieta, quien tenía problemas cardíacos, falleció de un infarto al corazón a sus 78 años la madrugada de este jueves y su vela se realizó donde fue su casa de habitación en el barrio la Libertad. Familiares, amigos y escritores, lamentaron su partida.

Por su destacada labor literaria y aporte a la cultura en el 2008 la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) le otorgó un diploma de reconocimiento. En 1976 con el poema Rubén Darío en Metapa, ganó el primer lugar de poesía organizado por el Comité Pro Celebración del 109 Aniversario del Nacimiento del Príncipe del Verso (Rubén Darío).

Puede interesarle: Lady Vulgaraza acude a delegación de la Policía en San Judas

En el 2000 en otro concurso de poesía que coordinó la Escuela Internacional de Agricultura y Ganadería obtuvo el segundo lugar. Dos años después la Alcaldía Municpal por su talento y aporte a la cultura le entregó también un reconocimiento.

En el 2008 el Instituto Nicaragüense de Cultura-Biblioteca Nacional Rubén Darío y Biblioteca Municipal Eduardo Avilés Ramírez, le extendió también un certificado por su asiduo a la lectura.

Otros logros

Por su aporte a la literatura en el 2010 el Instituto Nacional Diriangén lo nombró poeta e intelectual distinguido del municipio.

Uno de los reconocimientos que se le hizo en vida al poeta diriambino Francisco Javier Mendieta Cruz. HOY/Reproducción Mynor García

En el 2013 el museo de Historia y Cultura de la localidad como parte del Noveno Festival Internacional de Poesía dedicado en ese entonces al escritor y poeta Ernesto Cardenal, le dedicó también un reconocimiento.

Mendieta, siempre que salía a las calles, lo hacía de saco y corbata, cargaba su maletín y nunca se olvida de sus libros. Por su peculiar forma de vestir se convirtió también en un personaje. Se casó y le tuvieron tres hijos, actualmente vivía con una de sus hermanas, quien también le sigue los pasos como poeta.

Puede leer: Almagro dice que la crisis de Nicaragua podría desembocar en su expulsión de la OEA

El distinguido personaje, estudió la carrera de Derecho, pero no la concluyó, sin embargo, estuvo por muchos años como procurador de justicia en el departamento. Estudió su secundaria en el desaparecido Instituto Pedagógico. Económicamente dependía de su jubilación y de la ayuda que le brindaban familiares.

“Era un defensor acérrimo de la obra de Rubén Darío y sus escritos estaban enfocados bajo esa temática”, dijo su sobrino y también poeta, Oscar Danilo Gago.

HOY/Mynor García

Aunque Mendieta, no pudo publicar libros, contaba con aproximadamente cien poemas que se mantienen inéditos, entre los que más se destacan están: Rubén Darío en Metapa, El Viento, La CHepita, El Mombacho, Pensares y Cantares, entre otros.

También escribió una obra de teatro a la que le llamó La Raspadita y que fue puesta en escena en la casa de cultura Ricardo Morales Avilés. Sus obras se las obsequiaba a sus amistades, otras las guardaba. Le encantaba leer y coleccionar la revista Magazine del diario LA PRENSA.

Culturas y Letras Diriambinas a la asociación de escritores a la que pertenecía, piensa recopilar todas sus obras. Rubén Darío en Metapa, fue el poema con el que se le despidió.

...

Notas Relacionadas