Adrián Laguna, organizador de la famosa Liga de Baloncesto Don Bosco en Managua

Don Adrián Laguna confiesa que nunca imaginó que la Liga de Baloncesto en Don Bosco tendría gran impacto.

Adrián Laguna (con el balón) junto a chavalos de categoría juvenil que militan en la Liga de Baloncesto de Don Bosco, de Managua. Foto Rosa Membreño.

HOY

Prestigio, popularidad y competitividad son algunas palabras que definen a la Liga de Baloncesto Don Bosco, que desde hace varios años dirige de manera acertada Adrián Laguna en el Centro Juvenil Don Bosco desde el 2008.

En dicho centro, sobre todos los fines de semana, a los chavalos, categoría Juvenil, Mayor y Libre, se les ve desde muy temprano corriendo, saltando y jugando con alegría en aras de desarrollar y adquirir nuevas habilidades en dicha disciplina, pues muchos sueñan con jugar en ligas profesionales o representar al país.

“La liga la tengo desde el año 2008. Para entonces trabajaba en el área de imprenta del centro juvenil y un encargado de la pastoral encargado del área de deporte supo que yo trabajaba con el baloncesto, un deporte que estaba caído en Don Bosco y me propuso si podía

impulsar una liga”, explicó Adrián.

Por esas canchas pasaron seleccionados nacionales como Troy Watson, Noel Mackenzie, Alvin Camacho, Barthel López, Carlos González, Daniel Tenorio, Vansdell Thomas, entre otros.

“Tras la propuesta de organizar la liga me llevé tres meses en llevarla a cabo, fue un gran reto para mí. Conseguí ayuda y lo primero que hice fue una liga relámpago de ocho equipos y posteriormente con esos mismos conjuntos y otros cuatro más logré hacer la primera liga en Don Bosco. Recuerdo que el primer equipo campeón se llamaba Heat y tenían como figura a Barthel López”, recordó Laguna, quien también es árbitro.

Desde el 2015, en el año se realizan dos ligas, una con jugadores de Primera División y otras sin jugadores de dicho nivel.
Hablar de la Liga de Baloncesto Don Bosco es sinónimo de respeto y Adrián cuenta su secreto.

“Gracias a Dios la liga es catalogada de mucho respeto, de aquí salen buenos jugadores, es una liga respetuosa, pues trato de hacer las cosas a como son. Es un trampolín para llegar a Primera División. Durante las ligas me reúno con los representantes de equipos y cualquier decisión es en base a un acuerdo”, agregó Laguna.

Las ligas de baloncesto Don Bosco cuentan con alta competitividad por lo que son referencia en todo el país. Foto Rosa Membreño
Las ligas de baloncesto Don Bosco cuentan con alta competitividad por lo que son referencia en todo el país. Foto Rosa Membreño

Su historia

Desde que era joven, Laguna empezó a mostrar su talento en baloncesto, sobre todo fuera de las canchas.

“Jugué baloncesto pero nunca llegué a Primera División, lo que más me gustaba era dirigir y fue así como estuve al frente de ligas de segunda división y en la Liga profesional ACB dirigí a Panteras de la Unicit (subcampeón), Red Nicarao y trabajé como asistente de los entrenadores Roque Castillo, Juan Mendieta y Luis Callejas. También gané un campeonato nacional juvenil a Puerto Cabezas”, relató Adrián, quien jugó de los 12 a los 16 años baloncesto.

Laguna confiesa que nunca imaginó que la Liga de Baloncesto en Don Bosco tendría gran impacto.

“Jamás lo pensé, una vez que termina la temporada me preguntan cuándo inicia la otra, la gente me conoce y respeta por la liga. Yo quería que a cualquiera de mis hijos le gustara el baloncesto, les gusta verlo, pero no mucho, veremos más adelante. Mi sueño es ver a mis hijos convertidos en profesionales. Espero dirigir la liga hasta donde me den chance”, finalizó Laguna, quien tiene estudios de Ingeniería Mecánica, Diseño Gráfico y además jugó beisbol.

Más

Adrián Laguna asegura que aún sigue pendiente impulsar ligas de baloncesto infantil y femenina, pero que por diversos motivos no se ha concretado. Entre otras cosas pendientes también están mejorar las instalaciones deportivas.

...

Notas Relacionadas