Fallece otra madre de presos políticos

Es el tercer caso en menos de dos meses y régimen orteguista no les dio permiso a hijo y nieto para despedirla

Madres

Francisco Gilberto Pérez aseguró que tenía 46 años de casado con doña Martha, quien tenía problemas renales. HOY/Wilih Narváez

HOY

Martha Isolina Bucardo Campos, de 67 años, se convirtió en la tercera madre de reo político que se rinde a la muerte y las autoridades le negaron el permiso a su hijo para asistir al sepelio.

El último deseo de esta mujer de 51 años era poder ver y escuchar a su hijo Francisco Homero Pérez Bucardo y a su nieto Bryan Francisco Pérez Ampié, quienes fueron declarados culpables por tráfico ilícito de vehículos.

La semana pasada, doña Martha sufrió un infarto y estaba conectada a un ventilador en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Lenín Fonseca.

Su salud desmejoró tras enterarse que la juez Nalía Úbeda no leyó la sentencia condenatoria a su hijo y nieto, el pasado 10 de diciembre y que la notificaría por cédula judicial.

A los ciudadanos los señalaban de apoyar uno de los tranques ubicado en Jinotepe, Carazo, durante los primeros meses de la protesta social en Nicaragua.

No obstante, los familiares aseguran que el tranque estaba ubicado frente a la casa donde alquilaban.

Hicieron el intento

Un sacerdote llegó a la vivienda en Villa Cuba donde hicieron un rezo, previo a ser sepultada la tarde del sábado. HOY/Wilih Narváez

El miércoles, María Gema Pérez, hija de doña Martha, presentó una solicitud de permiso a la juez Úbeda, titular del Juzgado Tercero Local Penal de Managua, para que a través de sus buenos oficios y atendiendo el principio de humanidad, les permitiera a los dos ciudadanos verla por última vez.

Los documentos que le presentaron fueron: copia de constancia de hospitalización, cédula de identidad, una foto impresa de la ciudadana, pero de nada sirvió.

Doña Martha falleció el viernes y fue velada en Villa Cuba. Sus restos fueron llevados al municipio de Diriamba, donde fue sepultada la tarde de ayer.

Tampoco fue posible que hicieran una misa en iglesias de esa ciudad. Un sacerdote llegó a la vivienda donde hicieron un rezo.

Francisco Gilberto Pérez aseguró que tenía 46 años de casado con doña Martha, quien tenía problemas en los riñones. “Pero no así como se me puso que no fue a ninguna cita, se deprimió totalmente”, expresó.

El médico que la trataba también fue despedido por las autoridades del hospital como repesalia.

Doña Martha vendía rifas y con eso había podido entregarle paquetes a su hijo en la prisión.

Los otros dos casos

El 2 de diciembre falleció Carmela Arteta, de 94 años, madre del exmilitar Alfonso Morazán Castillo, recluido hace más de un mes en las celdas del Chipote. No le dieron permiso de ir al entierro.

El 18 de noviembre murió Martha Lorena Rocha Rocha, de 51 años, madre del preso político Misael Escorcia, de 18 años, a quien las autoridades tampoco le dieron permiso.

...

Notas Relacionadas