Portada_Super_Banner_P_Section_1

Mujer del ácido: “El diablo me ordenó matar”

Extraño perfil de mujer: perseguida política, mendiga, activista, deambula en la calle con su hija, solo come caramelos pero renta en zona exclusiva

La Policía explicó ayer que Elis Gonn, la mujer que atacó con ácido sulfúrico al vicario de la Catedral de Managua, Mario Guevara, este miércoles, lo hizo “porque el diablo le ordenó matar a alguien, de lo contrario el diablo le quitaría la vida a ella”.

El comisionado general Jaime Vanegas se limitó a leer una nota de prensa ante medios del Gobierno, la cual dejó más preguntas que respuestas dado el historial de la muchacha y la ausencia de una versión clara sobre los motivos de la agresión.

Contó que Gonn llegó a la Catedral a las 03:00 p.m. “cuando se realizaban sesiones de oración y exorcismo en casos de posesión satánica”; sin embargo, sor Arely Guzmán explicó que el sacerdote Rodolfo López, quien tiene conocimientos en exorcismo y vive en la Catedral, esperaba a una persona para atenderla, pero no logró hacerlo por valorar el caso de Gonn.

Según la Dirección General de Migración y Extranjería, la mujer es “perseguida por su condición de lesbiana y que es una ardiente feminista”.

Movimientos rechazan

Juanita Jiménez, del Movimiento Autónomo de Mujeres, expresó que no ven este ataque como un acto aislado, sino como parte de la campaña permanente de estigmatización, de odio contra la Iglesia.  Para Jiménez, el hecho que se quiera señalar a las feministas de la agresión demuestra una clara intención de seguirlas estigmatizando. “Hay una estigmatización y una guerra abierta contra el feminismo, quieren descalificarnos ante la población”, indicó.

La Policía aseguró que la agresora, nacida en Moscú y madre de una niña, fue encontrada “en trance, mientras el presbítero Rodolfo López le practicaba exorcismo”.

Según el jefe policial, la mujer reconoció el ataque contra el sacerdote y dijo que compró una sustancia en un puesto de venta de productos de limpieza en un supermercado, en el sector de El Redentor. Tania Sánchez, comerciante de tortillas, relató que Gonn frecuentaba el sector de El Redentor, siempre andaba con su hija, pero en los últimos días se mantenía con una mujer.

Contrario a los demás días en los que se le veía desaliñada, otro informante indicó que este miércoles la mujer se había peinado y arreglado con una vestimenta negra, contrario a la indumentaria de color que siempre utilizaba.

Cortesía/Canal 12

 

Elis y su largo camino a Managua
Elis Leonidovna Gonn tiene 24 años, es madre de una niña de 2 años y nació en Moscú, Rusia. Según los datos que dio la Policía ayer como adelanto de su investigación, la mujer “endemoniada” vivió en Italia, estuvo en México, Guatemala, El Salvador y Honduras. A Nicaragua llegó apenas hace tres meses, exactamente el 7 de septiembre. Su historial de viaje señala que llegó a Italia en abril de 2017 con su hija. Las autoridades nicaragüenses dicen que se refugió en el país europeo porque en Rusia la perseguían por su orientación sexual: lesbiana. Con pasaporte italiano la madre y la hija salieron hacia México, pero las autoridades no lograron determinar la fecha de esa salida. El 22 de agosto ellas tomaron un avión con destino a Guatemala y dos días más tarde, el 24, volaron hacia El Salvador. Dos semanas después, el 4 de septiembre compraron boletos terrestres y viajaron a Honduras, ingresando por el puesto fronterizo El Amatillo. Tres días más tarde, el 7 de septiembre la rusa entraba a Nicaragua por El Espino con dirección a Managua.

Padre se recupera y Murillo Condena

El sacerdote Mario Guevara se encuentra estable y fue dado de alta de un hospital de Managua, informó ayer una fuente religiosa, luego de haber sido atacado con ácido sulfúrico por una ciudadana rusa.  Guevara, quien sufrió quemaduras “graves” en el rostro y otras partes de su cuerpo a causa del ataque, fue dado de alta tras una intervención quirúrgica menor, dijo la fuente a Acan-Efe.

El padre Mario Guevara, atacado por una extraña mujer en la Catedral. Se encuentra estable y se recupera. HOY/Cortesía

Los sacerdotes del país confirmaron que al religioso descansaba ya fuera del centro asistencial. El ataque ocurrió durante una sesión de confesiones, cuando la mujer se acercó por detrás al padre Guevara y descargó un recipiente con el ácido, según testigos.

Otras cinco personas que estaban cerca del párroco resultaron con quemaduras leves, según la información policial.
El ataque ocurrió dos días después que un hombre, identificado como Ramón Mercedes Cabrera, colgara en redes sociales un video con fuertes amenazas contra el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes “y todo aquel que sea católico”, en el que también afirma que cuenta con el “respaldo del Frente (Sandinista de Liberación Nacional, FSLN), partido de gobierno”.

Por su parte, Brenes descartó que la mujer haya tenido motivos políticos. La Arquidiócesis de Managua lamentó el suceso y pidió a sus fieles orar por el padre Guevara, de 59 años.

El Gobierno de Nicaragua condenó la agresión de la que fue víctima el sacerdote. “Condenamos enfáticamente, como hemos condenado siempre cualquier forma de violencia”, dijo la vicepresidente Rosario Murillo a través de medios del Gobierno.

Las relaciones entre la Iglesia católica y el Gobierno de Nicaragua se mantienen tensas desde que el presidente Daniel Ortega acusó al Episcopado de apoyar un “golpe de Estado” en su contra, en medio de la crisis que ha dejado cientos de muertos y presos políticos en protestas contra el gobernante. Los obispos actuaron como mediadores en un diálogo nacional, actualmente suspendido, entre el Gobierno y representantes de distintos sectores de la sociedad nicaragüense para superar la crisis.

La Policía dio a conocer versiones confusas de la mujer que atacó al sacerdote. HOY/Roberto Fonseca
La Policía dio a conocer versiones confusas de la mujer que atacó al sacerdote. HOY/Roberto Fonseca
Tarde de exorcismo y otros demonios
En dos comunicaciones oficiales, la Policía dijo que el ataque contra el sacerdote ocurrió en la Catedral Metropolitana de Managua, cuando “se realizaban sesiones de oración y exorcismo en casos de posesión satánica”. El comunicado de la Conferencia Episcopal sobre la agresión y los testigos aseguran que el cura agredido bendecía crucifijos y confesaba a feligreses al momento del ataque, y nada han dicho sobre tarde de exorcismo. Pero ¿sabía Elis —una mujer que se declaró poseída— que era tarde de exorcismo como aseguran los investigadores? El perfil que las autoridades policiales presentaron de la mujer rusa es la de una dama aparentemente perturbada que “deambulaba por las calles de Managua con su hija, alimentándose únicamente con caramelos”. Pero asegura que al momento de su detención, comprobaron que rentaba un cuarto en reparto Los Robles, contiguo al Gimnasio Coliseo, km 4 de Carretera a Masaya, una zona de rentas de viviendas exclusivas, donde alquilar costaría un “ojo de la cara”. Describen a una mendiga que además habla inglés, español, italiano y francés. Según las investigaciones, la mujer “se declaraba perseguida por su condición de lesbiana, que odia a los hombres y que es una ardiente feminista”. Aseguraron que es tanto el odio contra los hombres, que concibió a su hija con el procedimiento in vitro. La ligan a movimientos defensoras de los derechos de las mujeres, pero no mencionaron cuáles y las activistas locales dicen no conocerla. Les llamó la atención que el día del ataque usaba una camisa antiaborto, que es lo único que parece sostener lo que la Policía asegura, son sus ideas.

...

Notas Relacionadas