Fe en que las ventas mejorarán

Los comerciantes trabajan duro para pagar deudas

Los comerciantes llegan desde muy temprano a trabajar, para poder vender y así poder cancelar sus deudas. Saúl Martínez

HOY

Con sus artesanías, juguetes de madera y dulces, los 25 comerciantes de Masaya apostados en la zona norte del templo El Calvario, en las cercanías del mercado Central en Chinandega, tienen la esperanza de vender lo suficiente y saldar las deudas que han asumido meses atrás.

Desde muy temprano María Lucrecia Pavón anuncia su venta, dice que la gente pregunta y da la vuelta; sin embargo, esperan que eso les sirva a los compradores para que regresen al acercarse el momento de la tradicional Gritería.

Este último año, tras la crisis sociopolítica, la comerciante se muestra asustada por el pasaje y el precio alto de la carga que trasladan en los buses, “por todo se paga hasta por una maletita que traiga”, lamentó.

“Hay mercadería que ya no viene pero hacemos el esfuerzo de traer pitos de barro, de carrizos, matracas, también indios. Andamos buscando el pan honradamente”, mencionó María Lucrecia, que ubicó su venta frente a la escuela parroquial Monseñor Alejandro González.

Ilse Carranza, también de Masaya, es aún joven, pero indica que es tradición de su familia vender en la ciudad de Chinandega. Ofrece artículos de plástico en la acera de El Calvario.

Esperanzas

“Esperamos vender, yo tengo unos veinte años de venir pero ahora es difícil con el pasaje, ayer que abastecí desde el mercado Oriental pagué 800 córdobas, está muy caro”, expresó preocupada.

Un bus cargado de la ruta Masaya-Chinandega trasladó a la pasajera María del Carmen Centeno, con carritos pinoleros, pájaros locos y canastos para las verduras. La marchante indicó que viaja diario para ofrecer estos artículos, sobre todo en esta época del año; su objetivo es contribuir a la economía de su hogar.

Teresa de Jesús López es otra mujer en busca de vida, con casi ochenta años a cuestas; recordó los viajes en el antiguo ferrocarril del Pacífico de Nicaragua, un medio por característica barato.

“Antes traíamos tinajitas de barro que comprábamos en La Paz Centro. En este tiempo venimos siempre a buscar la vida en Chinandega”, refirió la señora con la fe puesta en que haya buena venta para pagar los créditos.

 

...

Notas Relacionadas