Abogado pide anular sentencia contra profesora “tocona”

La defensa le expresó a los magistrados de la Sala Especializada del TAM, que la juez no valoró la prueba que presentó la parte de la defensa y les solicitó que anularan la sententecia

La profesora asistente, de iniciales K.E.M.D., de 31 años, por manosear en las partes íntimas y besar en la boca a su alumno, un niño de 4 años de edad. HOY/Archivo

HOY

Anular la sentencia de 12 años de cárcel y decretar el sobreseimiento definitivo a favor de la profesora asistente, de iniciales K.E.M.D., de 31 años, por manosear en las partes íntimas y besar en la boca a su alumno, un niño de 4 años de edad, solicitó la defensa de la profesora ante los magistrados de la Sala Especializada del Tribunal de Apelaciones de Managua (TAM).

El abogado defensor Roberto Arévalo argumentó ante los magistrados que la juez de primera instancia Karla García no valoró el testimonio de la docente titular y de la directora del centro escolar, quienes en juicio declararon a favor de la acusada y dijeron que nunca vieron comportamiento anormal en esta.

Arévalo también expresó que la prueba científica (dictamen forense y valoración psicológica) no fueron determinantes en cuanto al supuesto abuso hacia la víctima.

La fiscal Zeila Buitrago se opuso a la petición de la defensa y pidió a los magistrados del TAM que se mantuviese firme la sentencia de 12 años de cárcel —pena máxima por abuso sexual— contra la profesora asistente, porque la juez García sí valoró toda la prueba en conjunto.

En baños de profesoras

La docente cuidaba a la víctima en un colegio donde el menor cursaba el primer nivel de preescolar; el centro escolar está ubicado en el Distrito Tres de Managua.

Según la Fiscalía, la profesora repitió los actos sexuales de manera continua en el período comprendido de mediados de agosto de 2017 a mediados de noviembre del mismo año, en horas de la tarde, aprovechando las circunstancias del lugar y que ya no estaba la profesora guía.

El lugar donde se daban los abusos sexuales era el baño de profesoras; la profesora se bajaba el pantalón, la ropa interior, se subía la camisa y el brasier y se sentaba en el inodoro, luego le quitaba el pantalón y el bóxer al niño y se colocaba a la víctima entre las piernas y le decía que hiciera movimientos de cadera para rozar los genitales del niño con los de ella y lo besaba en la boca.

El abogado defensor Roberto Arévalo argumentó ante los magistrados que la juez de primera instancia Karla García no valoró adecuadamente las pruebas de la defensa. HOY/Alejandro Flores

...

Notas Relacionadas