¡Nació el bebé!

Cómo planificar las visitas de amigos y familiares de manera que no incomoden

HOY/Thinkstockphotos.com

En primer lugar los futuros mamá y papá, deberán acordar qué desean hacer con las visitas.Es conveniente conversarlo de antemano, y planteárselo a la familia con sinceridad. Es importante hablar con las personas más cercanas y pedirles que estén atentas a las necesidades que aparecerán cuando el/la bebé ya esté en casa.

Planificar las visitas no se basa en no compartir este momento con la familia o en evitar que conozcan al bebé, sino en cuidar esos primeros encuentros, tan únicos e importantes, donde se comienza el vínculo con el/la recién nacido/a, donde se empiezan a conocer y a entender, y donde en la mayoría de los casos se establecerá la lactancia (si no hay impedimentos médicos y la mujer así lo desea).

Además la llegada al hogar con el/la bebé -además de emoción, ilusión y felicidad- suele generar ansiedad, inseguridad e incertidumbre. Es importante dar espacio a esta nueva familia, para que se acomode y organice.

Recomendaciones

Una vez decididas las visitas, es bueno darles algunas recomendaciones para cuidar al bebé, a la mamá y a su pareja/referente afectivo. Estas son: Preguntar antes de ir, que las visitas sean cortas, de media hora máximo, no ponerse perfume, ya que el bebé necesita su olfato para sentir el olor natural de su mamá, al llegar lavarse las manos o ponerse alcohol en gel, no agarrar en brazos al bebé a menos que la mamá así lo desee, no dar besos al bebé, y en caso de dárselos que no sea en las manos.

Si está enfermo mejor no haga la visita, al sacar fotos, si la mamá lo permite, que sea sin flash, ofrezca ayuda, en caso de las visitas a domicilio ofrecerse a cocinar o llevar comida, lavar los platos, evitar dar opiniones y preguntar antes de actuar.

Es esencial rodearse de las personas que puedan escuchar atentamente y brindar apoyo incondicional. Todo lo que rodea el nacimiento es muy emocionante y mágico para quienes están cerca, por lo cual las personas tienden a acercarse aún más, sin saber de la importancia que tiene la intimidad, la tranquilidad y el primer vínculo mamá-bebé. Ya habrá tiempo para visitas más largas, para tener al bebé en brazos y para disfrutar de el/ella, pero al menos hasta el primer mes de vida es recomendable que mamá, bebé y papá/pareja cuenten con pocas personas que los sostengan y cuiden con amor y respeto.

...

Notas Relacionadas