Señales de alerta en una lumbalgia o lumbago

La lumbalgia produce una amplia variedad de síntomas e incapacidad y se les ha asociado a dos grandes factores como son la obesidad y el tabaquismo

HOY/Istockphotos.com

Las vértebras lumbares son aquellas que forman parte de la columna vertebral y se localizan al final de las vértebras torácicas y antes del hueso sacro. Suelen ser llamadas columna lumbar y gracias a ellas podemos realizar movimientos de doblar y torcer la parte baja de la espalda en todas direcciones.

Los cuadros dolorosos que se asientan en esta región y que pueden extenderse a otras partes del cuerpo son conocidas como lumbalgias o lumbago. La Organización Mundial de la Salud ha establecido que hasta 70 % de la población mundial presenta o presentará una lumbalgia en algún momento de su vida.

La lumbalgia produce una amplia variedad de síntomas e incapacidad y se les ha asociado a dos grandes factores como son la obesidad y el tabaquismo, aunque no se está claro cómo actúan.

Constituyen la afección más frecuente asociada a factores de riesgo como la manipulación de objetos pesados; el agacharse y los giros para levantar una carga, las torsiones bruscas inesperadas, el retroceso con determinado peso y los trabajos que significan manejar vibraciones del cuerpo entero que perjudican el segmento lumbar.

En los portadores de lumbalgias crónicas se detectan factores psicosociales como insatisfacción del puesto de trabajo, altos niveles de exigencias laborales, estrés crónico y monotonía ininterrumpida. Una mejor organización de los puestos de trabajo (ergonomía), ayuda a superar estas dificultades.

Las personas afectadas de lumbalgias y sus familiares deben saber cuándo preocuparse por esta afección, es decir, aprender a reconocer señales de alerta.

Si usted tiene 50 años o más, antecedentes de cáncer en lo personal o familiar, historia de pérdida de peso inexplicable o ha venido utilizando corticoides por semanas, son factores de preocupación.

Deténgase a considerar las características de su dolor: ha permanecido más de un mes y en especial no ha desaparecido con el tratamiento cumplido, peor aún, no desaparece con el reposo o empeora. Los tratamientos intravenosos no modifican el dolor. Si el cuadro doloroso se extiende desde la región lumbar al abdomen o miembros inferiores, es una campanada que hace sospechar radiculitis o compresión de nervios.

La presencia de fiebre, infección urinaria o cualquier otro tipo de infección seria son llamados de alerta. También lo constituye la dificultad para orinar o defecar.

Finalmente habrá que poner atención si hay disminución de sensibilidad en la zona alrededor de genitales y periné, que es la llamada “anestesia en silla de montar”, lo cual podría asociarse o no con limitaciones para caminar.

Todo antecedente de traumatismos, en particular los severos con fracturas o sangrados, es de especial importancia y afectan con más severidad a mayor edad. Hay que buscar asistencia médica especializada. ¡Larga vida y prosperidad!

Clínica de Especialistas Dr. Maltez, Rotonda El Periodista 3 cuadras al lago y 30 varas arriba #15, Managua. Previa cita teléfono. 2223-4333/8903-6211/8854-7884. Correo: maltezvic@hotmail.com

...

Notas Relacionadas