Portada_Super_Banner_P_Section_1

Otro preso aparece ahorcado en celda de la Policía

Detenido estaba señalado de ser parte de un grupo de que mató a dos hermanos militantes del partido de gobierno en julio pasado

El velorio de otro joven reo muerto en abril pasado. Según la Policía el muchacho se ahorcó con el elástico de su calzoncillo. HOY/Archivo

Carlos Manuel Blandón López, de 29 años, se sumó a una lista de detenidos que han aparecido muertos en celdas de la Policía.

La noticia trascendió apenas siete meses después que otra persona en custodia policial pereciera en iguales circunstancias, en el mismo departamento, aunque en delegación distinta.  En el caso de Blandón López, según la información que ayer hizo pública la institución, murió poco después del mediodía del lunes 12 de noviembre.

Explicaron que presuntamente el detenido se colgó con una licra del techo de una de las celdas preventivas de la unidad municipal de la Policía en Waslala, Región Autónoma de la Costa Caribe Norte. La versión del supuesto suicidio de Blandón López la divulgó la Policía en Managua a través de la nota de prensa número 119-2018, en la que afirma que a las 12:30 del mediodía, el hombre se colgó “con short licra del techo de su celda”. No explica más detalles relacionados a este nuevo incidente.

¿Reo político?

La Policía afirma que Blandón López “estaba circulado por ser uno de los autores del delito de doble asesinato en perjuicio de los ciudadanos Ramón y Adolfo Rosales Rodríguez, hecho ocurrido el pasado 22 de julio 2018, en Comarca Los Milagros, municipio de Waslala…”.

Lo que el comunicado policial no dice es que los hermanos Rosales, supuestas víctimas de Blandón López, eran unos connotados militantes del partido Frente Sandinista en el gobierno y que fueron asesinados en los meses más violentos de la crisis sociopolítica que vive el país.

Los medios del poder ciudadano vinculados el gobierno informaron que fueron múltiples los balazos que recibieron los hermanos Adolfo y José Ramón Rosales Rodríguez, de 48 años el primero y 50 el segundo.  Según los comunicados oficiales de esos días, las autoridades policiales habían determinado preliminarmente que al menos una docena “de terroristas de la derecha golpista en la comunidad Los Milagros, ubicada a 55 kilómetros de Waslala, Caribe Norte, mataron a los compañeros”.

Un sobrino de la víctimas dijo a los medios ligados al gobierno que “los criminales (que asesinaron a los hermanos) son los que estaban en el tranques de la comarca El Naranjo, a 10 kilómetros de Waslala, y quienes los habían amenazado con matarlos”, reza parte de las declaraciones de una persona a quien identificaron como sobrino de los hermanos Rosales Rodríguez.

“El motivo —agregó el pariente— es que en la comunidad Los Milagros, somos sandinistas e históricamente siempre ganamos las elecciones”, expresó. Según las notas de prensa del oficialismo, los familiares y comunitarios vinculados al gobierno exigieron a las autoridades justicia para los hermanos Adolfo y José Ramón Rosales, y “castigo ejemplar para los terroristas criminales de la derecha golpista”.

La información presentada así por el oficialismo convierte a Blandón López en un preso político.  En la zona, los familiares y conocidos de la víctima declinaron hacer comentario por temor a ponerse en la mirilla policial, aunque expresaron sus dudas ante este nuevo caso de muerte en una celda de la fuerza pública.

El joven Kevin Pineda, apareció muerto en una celda de Matiguás, Matagalpa. La familia rechaza que el joven se haya ahorcado y esperan desde entonces una explicación convincente sobre su deceso. HOY/Cortesía

Lo investigan, dicen

En el escueto informe policial donde se informa el deceso del detenido, las autoridades dicen que el cuerpo de Blandón López fue examinado por un médico del Hospital Primario Fidel Ventura, en Waslala. Aseguraron que el forense determinó la “muerte por ahorcamiento” y agregaron que un “equipo técnico de investigación realiza las diligencias pertinentes del caso”.

Sobre la relación de Blandón López con el crimen de los hermanos Rosales Rodríguez, llama la atención que aunque ocurrió hace casi tres meses, la nota policial no precisa desde cuándo había sido detenido el sospechoso del asesinato de los hermanos.

Los Rosales Rodríguez eran líderes locales del partido rojinegro y ocupan cargos en la secretaría del partido en Los Milagros. José Ramón fue secretario político de la organización antes que su hermano Adolfo, quien ocupaba ese cargo al momento en que fueron asesinados.

Diferentes versiones

Aunque se decía que fueron muertos por un grupo de aproximadamente 12 armados que llegaron a Los Milagros y supuestamente secuestraron a ocho personas, incluidos a los hermanos Rosales Rodríguez, a quienes posteriormente asesinaron, hubo quienes lo desmintieron.

La versión del secuestro señalando que los armados habrían utilizado a un niño para sacar a uno de los políticos de su casa, mientras que al otro lo interceptaron afuera y los mataron, se negó en la comunidad. Debido a la crisis y los sucesos posteriores, la Policía nunca ofreció una versión clara sobre esos asesinatos y menos explicó sobre la detención de Blandón López.

Extraña condición

Para los comunitarios el hecho que había un detenido por la masacre de los hermanos sandinistas, fue tan sorpresivo, como la noticia de que el hombre apareció muerto en su celda, mientras estaba en manos de la Policía.

Una de las preguntas que se hacen en la zona es en qué condiciones se encontraba el detenido, porque la Policía le acuña el término de “circulado”, no se sabe si es investigado, vinculado o acusado. Dijeron que esperaban que las autoridades explicaran bien lo ocurrido con este detenido muerto en manos de la institución.

...

Notas Relacionadas