Peligros de la pérdida de peso involuntaria

Pacientes y médicos deben ver esta situación con la más alta responsabilidad.

HOY/Istockphotos.com

Cuando una persona experimenta Pérdida Involuntaria de Peso (PIP) está experimentando una importante “campanada” de que se han producido serios cambios en su organismo que afectan bienestar, salud y hasta su vida. Pacientes y médicos deben ver esta situación con la más alta responsabilidad. No se trata de que alguien quiera bajar de peso por medio de una dieta o que está ingiriendo menos alimentos, haciendo más ejercicio o cumpliendo cualquier otra orientación. Es alguien que ha bajado de peso sin proponérselo.

La PIP en adultos no es común y la vemos en 3% de hospitalizados, en 13% de adultos mayores que acuden a una consulta externa. Algunos estudios han encontrado hasta 50% de pacientes institucionalizados con este trastorno.

Es de gran importancia clínica cuando el paciente pierde más de un 5% de su peso corporal en seis (6) meses, otros científicos plantean un plazo de un año. ¿Por qué es preocupante? Porque una persona que pierde peso tiene aumentada su morbimortalidad, es decir, el riesgo de enfermarse y morirse.

El principal dilema que se plantea el médico internista, que es el especialista más capacitado para evaluar estos casos, es diferenciar si estamos frente a un origen de la PIP de tipo Orgánico o No orgánico (funcional o psicológico). Importante será recordar la peculiaridad que tiene este cuadro clínico en adultos mayores y que explicaré más adelante.

Entre las causas de PIP encontraremos:

1. Causas Orgánicas: en el sistema digestivo trastornos de la absorción, úlceras digestivas, tumores malignos. También otros tipos de cánceres que no solo ataquen órganos digestivos sino también otras partes del cuerpo. Infecciones crónicas como tuberculosis, hongos, virus del sida, parasitosis. Haber sufrido derrame cerebral, Parkinson o demencia. Padecer de azúcar en la sangre, tiroides acelerado o que importantes órganos no funcionen bien, caso del hígado, riñones, pulmones o corazón.

2. Causas Psiquiátricas: encabezadas por depresión o tristeza, también hay que considerar ansiedad crónica grave, enfermedad bipolar, anorexia nerviosa y psicosis paranoide.

3. Puede tratarse de causas tóxicas o farmacológicas: en el primer caso se trate de adictos a drogas ilegales como cocaína, marihuana, etc. y alcohol. Y en el segundo, personas que cumplen tratamientos médicos prescritos por doctores a base de anticonvulsivantes, antidepresivos, metformina, antipsicóticos y otros.

4. Causas desconocidas o idiopáticas: a pesar de investigar exhaustivamente el enfermo y en los mejores hospitales del mundo puede llegarse a la conclusión que no se sabe el origen de la PIP.

5. Causa Multifactorial: nunca olvidarse que en adultos mayores o ancianos el origen de la PIP es por varios factores, en especial depresión, a la cual se unen dificultades en la masticación, absorción, falta de recursos económicos (pobreza), soledad, entre otras.

Hay cinco factores que encienden la alarma: edad mayor de 80 años, aumento de glóbulos blancos, disminución de proteínas de la sangre y aumento de las importantes enzimas fosfatasa alcalina y LDH. El médico internista insistirá en el “pesquisaje oncológico o tumoral” y en especial para tratar de detectar a tiempo un tumor maligno y salvar una vida. ¡Manos a la obra!  ¡Larga vida y prosperidad!

Clínica de Especialistas Dr. Maltez, Rotonda El Periodista 3 cuadras al lago y 30 varas arriba #15, Managua. Previa cita teléfono. 2223-4333/8903-6211/8854- 7884. Correo: maltezvic@hotmail.com

...

Notas Relacionadas