Siguen prófugos dos presuntos asesinos de minero en el barrio Camilo Ortega

A dos acusados ante el juez no les imputan el crimen de minero, solo asesinato frustrado en perjuicio de un joven y un adolescente

Luis Ruiz Acosta (izq.) y Héctor Videa fueron acusados de asesinato frustrado de dos personas, pero no los acusaron del crimen de minero. HOY/Alejandro Flores

HOY

Los dos presuntos asesinos de José Luis Trejos Quintero (q.e.p.d.), de 37 años, quien era palero mecánico en una mina ubicada en Bonanza, Triángulo Minero, siguen prófugos; de momento solo hay dos procesados de asesinato en grado de frustración, en perjuicio de un sobrino y un amigo del occiso.

Los sujetos que fueron llevados ayer a los juzgados de Managua, son Héctor Emilio Videa Valladares, de 37 años, y Luis Manuel Ruiz Acosta, de 21, acusados por la Fiscalía de asesinato en grado de frustración en perjuicio de Fernando José Morales Quintero, de 18 años, (sobrino del fallecido José Luis Trejos Quintero) y el adolescente de iniciales D.R.A.M., de 17.

Los acusados de asesinar a José Luis Trejos Quintero (q.e.p.d.), a eso de las 11:40 de la noche del 27 de octubre de 2018, en una calle del barrio Camilo Ortega, Managua, están prófugos y se trata de los sujetos Freddy Martín Flores López, de 34 años, y José Alberto López Hernández, de 31, contra quien el juez Quinto Distrito Penal de Audiencia, Julio César Arias, giró orden de captura.

Juez los deja en prisión

El judicial admitió la acusación contra Videa y Ruiz Acosta, acusados por asesinato frustrado, y les impuso la prisión preventiva.

Los cuatro agresores, a quienes la Policía los señala de pertenecer a la pandilla los Pailas, el día del hecho andaban armados de cuchillos, machetes y armas hechizas.

Según la acusación, Freddy Flores y José López detonaron sus armas de fabricación artesanal contra Trejos Quintero, a quien lo impactaron en la tetilla izquierda, pierna derecha y un tercer disparo le pasó rozando la parte baja de la rodilla izquierda; el primer balazo laceró el pulmón izquierdo de la víctima y murió desangrado en el lugar del hecho.

Los siguieron dos cuadras

Los presuntos asesinos y los dos acusados que fueron llevados a los juzgados, persiguieron en un trayecto de dos cuadras al sobrino de la víctima y al adolescente, pero no lograron herirlos. Los jóvenes fueron atacados a pedradas y balazos y se refugiaron detrás de una buseta, hasta que fueron auxiliados por familiares.

...

Notas Relacionadas