Portada_Super_Banner_P_Section_1

Liberación de detenido enreda caso de autoconvocado asesinado

Policía lo presentó como uno de los autores, esposado y con traje de reo tras una investigación express que a nadie convenció

A la izquierda, el joven Israel Madrigal, acusado por la Policía el jueves pasado y liberado el domingo. HOY/Cortesía

La Policía tardó 12 horas en tejer una versión que explicara la muerte del joven autoconvocado Denis Madriz, pero en cuatro días ellos mismos la hicieron añicos. Uno de los acusados públicamente por la institución policial, Israel Augusto Madrigal Vallecillo y a quien presentaron esposado, custodiado por policías encapuchados y hasta vestido con el traje azul de reo, fue liberado el domingo pasado, cuatro días después de la conferencia de prensa que sobre el caso dictaron a medios del Gobierno.

El comisionado general Sergio Gutiérrez, segundo jefe de la Policía de Managua, dijo que el acusado y su “compañero de crimen” Walter José López Martínez, alias Walterín, pasarían de inmediato a la orden del juez acusados del robo y la muerte del muchacho.

La conferencia fue el pasado jueves 04, de la semana pasada. Apenas había transcurrido 12 horas, desde que la familia había reconocido el cuerpo de Denis, en el Instituto de Medicina Legal (IML). Antes de la conferencia, muy temprano en la mañana de ese día, la Policía emitió una nota de prensa en la que decía que el joven Madriz, fue muerto en un asalto en las cercanías al barrio Jorge Dimitrov.

Los restos del autoconvocado bajaron a tierra cubierto de la bandera azúl y blanco. HOY/Jader Flores
Los restos del autoconvocado bajaron a tierra cubierto de la bandera azúl y blanco. HOY/Jader Flores

Rechazaron versión

Desde que se conoció la muerte de Denis, sus amigos y conocidos comenzaron a exigir una seria investigación, pues Madriz era un universitario autoconvocado identificado con las marchas y manifestaciones que iniciaron en abril y a las cuales asistía con fidelidad.

Desde la misma noche que la familia confirmó que el cuerpo hallado con dos disparos era su pariente, las redes sociales estallaron en reclamos y señalamientos contra el Gobierno, responsable de una represión histórica en el país y a quien organismos de derechos humanos tanto locales como extranjeros, responsabilizan de entre 300 y 512 fallecidos, así como decenas de jóvenes detenidos y secuestrados.

La familia fue la primera en declarar su asombro ante la rapidez con la que la jefatura policial anunció que tenían el caso resuelto y en sus manos a los autores.

Irresponsabilidad

“Es una situación de irresponsabilidad por parte de la Policía, esto los hace verse muy mal y en evidencia de que hay casos que en esta crisis llegan a los juzgados sin una debida investigación y se vulneran los derechos humanos de los detenidos”, comenta Pablo Cuevas, asesor legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

De acuerdo con Cuevas, la Policía no tiene —aunque debería— una forma de restituirle el honor al joven que tras ser presentado como un criminal, ahora resulta que no lo es y fue liberado. “En otros países eso es un bolsón de dinero, aquí esta Policía irresponsable ni siquiera se disculpa. Así actúan ellos y está muy mal”, añade.  Lo más grave para el defensor es el actuar policial. Dijo que la Policía trabaja en Nicaragua bajo serios cuestionamientos y lo sucedido con el caso de Madriz es uno más.

“Se ha perdido toda objetividad, toda seriedad institucional”, dijo Cuevas, aclarando que para él, el problema no es la liberación de Israel, pues si es inocente nunca debió ser expuesto de la forma en que lo hizo la Policía.
“El problema aquí es cómo creer en esta Policía que no está respetándose a sí misma, que sin investigar, acusa y no explica sus errores”, criticó Cuevas.

El defensor explicó que ahora todo lo que diga la Policía alrededor del crimen contra Madriz será puesto en duda, porque no le dieron la seriedad que correspondía, tratándose de la vida de un ser humano. Otras voces creen que la Policía salió con una versión “ligera” , debido a la presión social alrededor de la muerte del joven que antes había denunciado amenazas por oponerse al gobierno de Daniel Ortega.

Silencio total en Los Vanegas

Cerca de la casa de Israel Madrigal, en la comarca Los Vanegas, carretera a Masaya. HOY/Wilih Narváez
Cerca de la casa de Israel Madrigal, en la comarca Los Vanegas, carretera a Masaya. HOY/Wilih Narváez

Herméticos se encuentran los familiares de Israel Augusto Madrigal Vallecillo, tras haber sido liberado por la Policía Nacional el pasado domingo. Israel fue presentado por las autoridades durante el avance de las investigaciones en torno a la muerte de Denis Madriz. Pese a tantos señalamientos públicos, el joven obtuvo su libertad. El joven liberado habita en la comarca Los Vanegas, Carretera a Masaya y sus familiares dijeron que no podían dar entrevistas.

Un joven que atendió al equipo del Periódico HOY únicamente dijo que el joven se encuentra bien. En ese sector también impera el hermetismo entre sus vecinos. “Ha sido un muchacho tranquilo. No creí que iba a ser tan rápido que iba a salir, pero Dios es grande, y yo sé que las oraciones de muchos llegaron. Dios responde tarde o temprano, y en el caso de él (Israel) fue muy temprano”, expresó una vecina.

Según la Policía, Denis e Israel, el pasado 29 de septiembre estuvieron en una fiesta de cumpleaños de Clodovina Patria Ruiz, en la colonia Centroamérica.  Tomaron licor y a eso de las 10: 00 p.m. se fueron a una discoteca y posteriormente a otro lugar en el barrio Jonathan González.

Israel se fue a su casa y la víctima se habría quedado dormido. Posteriormente Israel se fue en un taxi y Denis Madriz apareció atacado en el barrio Jorge Dimitrov, supuestamente delincuentes le dispararon. En la zona donde vive el joven liberado, habían oído del crimen y por supuesto estaban muy sorprendidos por los señalamientos contra Israel. Muchos se negaron a creer que estuviera involucrado pues lo consideraban un muchacho de bien.

Walter sigue preso

Doña Martha López Pilarte, tía de Walter, y la abuelita del acusado Berthilda Martínez.  Cortesía CPDH
Doña Martha López Pilarte, tía de Walter, y la abuelita del acusado Berthilda Martínez. Cortesía CPDH

Berthilda Martínez, de 86 años, tiene la esperanza de ver mañana a su nieto Walter José López Martínez. Es lo que la Policía le ha prometido. Walter es el otro acusado en la muerte del joven Madriz, pero no ha sido liberado aún, tal y como pasó con Israel, el otro a quien las autoridades vinculan con la agresión que llevó a la muerte al autoconvocado, según la versión policial.

“No, no sabemos nada todavía. No lo han liberado ni la abuela ha podido verlo. Es una injusticia. Esperamos que también lo suelten”, dijo un pariente de Walter.  Braulio Abarca, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, (Cenidh), señala que todo lo actuado por la Policía en este caso tiene muchos vacíos y que quienes están pagando es gente que puede ser inocente.

“Aquí no solo hablamos del riesgo de que el crimen quede impune, sino todo lo que se ha hecho contra esta gente”, advierte. Explica que la mayor debilidad de la institución policial son las faltas cometidas contra sus mismos procedimientos. “Es grave porque se afectan los derechos humanos de la gente”, denunció.

 

 

 

 

...

Notas Relacionadas