“Represión selectiva”, advierte el Meseni

Meseni pidió al Estado cumplir con los derechos humanos

Suazo, Yubrak, Amaya, detención, policía, movimiento 19 de abril, policía, Ortega, represión, Meseni

Tamara Zamora, madre Amaya Eva Coppens, y Wilfredo Suazo y Ana Julia Herrera, padres de Yubrank Suazo, pusieron la denuncia de la detención de sus hijos en el Cenidh. HOY / Elízabeth Romero

HOY

Amaya Eva Coppens y Yubrank Suazo, líderes del Movimiento 19 de Abril en León y Masaya, respectivamente, fueron conducidos a las celdas de El Chipote, confirmaron sus familiares ayer. Ambos fueron detenidos por separado el lunes en occidente.

La captura de ambos, así como la del líder del Movimiento Universitario 19 de Abril en Managua Edwin Carcache, es considerada por el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como “la continuidad de un patrón de represión selectiva, con arrestos arbitrarios e ilegales”.

A través de su cuenta de Twitter, la CIDH también urge al Estado de Nicaragua a cumplir con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos.

 

La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, por su parte considera que estas capturas arbitrarias y violatorias a domicilios demuestran una represión selectiva, una persecución indiscriminada y criminalización que incluye al núcleo familiar contra quienes han estado a la cabeza de “la lucha” a partir del 18 de abril en Nicaragua.

“Esta es parte de la estrategia de represión y de exterminio que está impulsando Daniel Ortega y ha ido cumpliendo una a una las etapas que había tan perversamente diseñado para aplicárselas al pueblo nicaragüense, al que quiere callar”, sostuvo Núñez.

Por ondear la bandera

Mientras Wilfredo Suazo y Ana Julia Herrera, padres de Yubrank Suazo, también recurrieron al Cenidh. Suazo aseguró que su hijo fue detenido por “el delito de ondear una bandera” y se refirió a las palabras que a diario repite la designada vicepresidenta por el Consejo Supremo Electoral, Rosario Murillo, “que quiere paz y reconciliación. Pero ¿qué paz quiere? Allí están los muchachos para que dé honor a esa palabra que quiere paz, que hagan algo para que llegue la paz a los hogares de muchos nicaragüenses que sufrimos y lloramos porque nuestros hijos han tenido el valor de decir ‘amo a Nicaragua’”.

 

Asimismo, Suazo y Herrera debieron buscar como esconderse después que grupos motorizados les quemaron su casa en Masaya el 4 de julio, ante la posibilidad que les hicieran mayores daños. Su vástago también había sido amenazado de muerte “y entonces tuvo que esconderse”, por eso ignoraban donde estaba.

Suazo habló de la integridad de su hijo, estudiante de Psicología y reconocido en Masaya. “Cualquier cargo que le imputen no estarán más que falseando la verdad, haciendo lo que hacen con todos, haciendo un crimen que él no ha cometido”, dijo Suazo.

Padres hacen gestiones
Tamara Zamora, madre de Coppens, refirió que tanto en el exterior como en Estelí pueden dar testimonio de su integridad moral. Coppens tiene doble nacionalidad, nicaragüense y belga, por lo que su padre que está en Bélgica realiza gestiones ante la embajada de ese país en Panamá y a través de la Unión Europea.

...

Notas Relacionadas