Deportado sobrevive a paliza de sujetos que lo dejaron mal muerto

Una misionera lo encontró a orillas de un cauce y fue auxiliado

Deportado

El ciudadano deportado, al momento que fue auxiliado por cruzrojistas en una parada de buses. HOY/Wilih Narváez

HOY

A una actividad religiosa iba una misionera católica, pero su destino cambió cuando en su camino se encontró a un hombre que temblaba de frío y le pidió comida.

Ana María Martínez asegura que aprovechó el momento para predicarle de Dios.

Pero vio que el ciudadano de unos 47 años yacía tirado en un pedazo de cartón a orillas de un cauce, ubicado en el barrio Pedro Aráuz.

Estaba mal emocionalmente. Además presentaba golpes muy visibles en la cara, cabeza y piernas.

Ella, su acompañante y otros ciudadanos lo llevaron hasta una parada de buses. El suceso ocurrió la mañana del sábado.

Cuatro agresores

El hombre únicamente recordó que se llama Martín, y asegura que fue deportado de Estados Unidos. Portaba una fotografía donde se apreciaba una mujer junto a una niña.

Según el ciudadano, vino al país el pasado jueves y manifestó que fue agredido por cuatro sujetos.

Una ambulancia de Cruz Roja se presentó al lugar. Después de ser valorado por paramédicos, estos consideraron que ameritaba ser atendido por médicos y lo trasladaron al Hospital Alemán Nicaragüense.

La misionera y su acompañante fueron al hospital para saber qué pasaría con el paciente.

Ayer, vía telefónica, Ana María aseguró que al ciudadano lo llevaron a otros dos hospitales para practicarle una tomografía y radiografía.

Las heridas que presentaba en el estómago aparentemente fueron realizadas con un punzón.

“Para honra y gloria de Dios, lo atendieron de maravilla. Después lo trasladaron nuevamente al Hospital Alemán Nicaragüense”, dijo.

Agregó que una vez que los médicos le aplicaron medicamentos, impuso sus manos sobre el hombre con la fe que pudiera recuperar la memoria.

A los pocos minutos recordó que se llama Martín Salgado.

Los médicos le dijeron que por el golpe en la cabeza estaba desorientado.

Ana María aseguró que estando en el hospital una joven le preguntó si el ciudadano era su pareja, pero ella le respondió que lo había encontrado abandonado. Mucho menos sabía de sus familiares.

A la intrigada joven se le ocurrió buscar a través de las redes sociales el nombre de Martín Salgado y le mostraron una foto. Al verse el hombre les dijo: “Ese soy yo”.

Esto alegró a la misionera, quien le pidió que recordara algún número para comunicarse con sus familiares y el hombre lo logró.
Un hermano de Martín atendió la llamada y posteriormente llegaron al hospital para atenderlo. El mismo sábado fue dado de alta.

La misionera muy contenta relató esta experiencia que le tocó vivir.

Asegura que predica en las calles y también lo ha hecho fuera del país en Costa Rica y Guatemala, donde acompaña el mensaje de Jesús con obras de caridad.

Desde moto en marcha

El ciudadano, que fue deportado habita en Villa Libertad.

Aparentemente salió de su casa para tomar unas cervezas y recordó que sujetos desde una moto lo lanzaron.

Además lo despojaron de su cartera y otras pertenencias, pero vive para contarlo.

Deportado
La misionera que atendió ayudó al misionero. HOY/Wilih Narváez

...

Notas Relacionadas