¿Una crisis ganadera que se avecina o una crisis ganadera ya instalada?

Mucho se habla en estos momentos con preocupación de El Niño, que llegará en un par de semanas a instalarse con la consecuencia de terribles sequías, que afectarán sobre todo al Corredor Seco de Nicaragua

HOY/Istockphotos.com

Mucho se habla en estos momentos con preocupación de El Niño, que llegará en un par de semanas a instalarse con la consecuencia de terribles sequías, que afectarán sobre todo al Corredor Seco de Nicaragua y la Costa Pacífica… Mucho se habla también de los problemas de iliquidez del sector agropecuario, el descenso brusco de los precios de la leche, los malos precios y la escasez de negocios de carne, el descenso de los negocios de exportación y otros problemas similares…

Se le han achacado asimismo como causal de los problemas del sector a los famosos “tranques”, a causa de los cuales muchos productores debieron de dejar las prácticas de ordeño por pasarse a engorde, dado que no había como enviar la leche a los acopios o plantas… Pero ¿serán esos los problemas que tenemos o enfrentamos? ¿O estas son simples excusan que tratan de tapar el sol con un dedo? Porque que yo sepa el déficit hídrico lo arrastramos desde el año 2013, con cuadros de sequía mantenidos en el territorio hasta el año 2016, y sin embargo, seguimos sin tomar previsiones de reserva de agua en las fincas, sin iniciativa privada ni estatal para prevenir el problema.

Los precios se han mantenido a la baja en los últimos años, por un lado, los precios de la carne se mantienen estables en córdobas mientras el dólar no deja de subir, y la leche va siempre en caída, sin embargo, a nivel internacional llevamos más de cinco años de alza en los precios de la carne y la leche que solo la disfrutan en el país los industriales y los exportadores, nunca se traspasa el incremento al sector productivo.

Ni el Estado ni el sector privado se han preocupado por estimular al sector productivo sobre incrementar las reservas de agua, ensilar forrajes, o tomar medidas que protejan al sensible sector productivo y hoy, sin dudas, pagaremos las consecuencias. Indudablemente, la producción precisa además de asesoramiento técnico y programas de apoyo al sector, de crédito, el crédito es indispensable para producir y este hoy está ausente. Como dijimos, la crisis del sector ya está instalada, la emergencia es ahora, y por supuesto que este no va a ser el último Niño, los precios no se van a corregir ahorita, y los insumos van a seguir subiendo al compás del dólar.

¿Qué hacer entonces? ¿Qué medidas podemos tomar? Claro está que todo podremos hacerlo en la medida de nuestras posibilidades, por lo que pongo un abanico disponible de medidas que cada quien verá como lo instrumenta o hace.

Nutrición: En este momento es bueno intentar ensilar y hacer pacas de todo el forraje disponible, para tener pronto para los períodos críticos. Busquen recursos cercanos de alimento, granos, harinas, etc., para formular raciones lo menos costosas posibles.

Establecer planes de forestación estratégica: No se trata de forestar grandes cantidades ni grandes extensiones, solo de sembrar árboles en lugares estratégicos, borde de arroyos, ríos o aguadas, lugares en declive, y sobre todo en las esquinas de los potreros, con el objetivo de afianzar el suelo para no perderlo por la erosión de las aguadas, y tener sombra disponible para el ganado.

Dr. Enrique Rimbaud, decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UCC. Teléfonos: 22773415 – 88521488. Correo: erimbaud@gmail.com

...

Notas Relacionadas