Hospital San Juan de Dios cerró sus puertas a heridos durante la represión

Hospital San Juan de Dios estuvo lleno de paramilitares

Médicos, despedidos, estelí, CPDH, denuncia, despidos

La CPDH acompañará a los médicos en su demanda de reintegro conforme a la ley. HOY / Elízabeth Romero

HOY

Eliet Centeno es una de las cuatro médicos que fue despedida del Hospital San Juan de Dios, de Estelí, y ayer explicó que cuando comenzó la represión en Estelí muchas personas resultaron herida, pero “se cerraron las puertas del hospital (San Juan de Dios)”.

Agregó que el centro permaneció “sitiado por paramilitares, que como andan pasamontañas no tengo entendido si son paramilitares del hospital o son personas ajenas al hospital, lo que sí sé es que salieron del hospital y estaban detrás de la puerta de Patología”.

“El hospital era como el centro de mando, una de las de limpieza del área de dirección, típico, todos los días les iba a dejar comida a los policías cuando quitaron los tranques y se ponían a bailar la canción El comandante se queda”, dijo Centeno quien cuestionó el alegato de que no se puede hacer proselitismo político dentro de la unidad de salud, cuando ellos “te ponen banderas, música revolucionaria”.

Tres de los despedidos en Estelí fueron mujeres: una pediatra, una médico general y una otorrinolaringóloga. Las tres denunciaron su caso ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) y rechazan los argumentos utilizados por las autoridades para despedirlas como por su vestimenta o por llegadas tarde.

“No me siento avergonzada porque me hayan dado esta carta”, expresó Centeno.

A los cuatro médicos despedidos del Hospital San Juan de Dios se unieron otros cuatro del centro asistencial de La Trinidad.

El procurador laboral de la CPDH, José Antonio López, consideró que esto demuestra que el Ministerio de Salud sigue violentando el convenio colectivo firmado por su titular Sonia Castro y Gustavo Porras, por la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud).

En el caso de los señalamientos de maltrato, “para que se pueda demostrar, se tiene que identificar a la persona con nombre y apellido”, sostuvo López.

La CPDH acompañará a los médicos en su demanda de reintegro conforme a la ley, pues se trata de despidos realizados de forma caprichosa y antojadiza, no hay un asidero legal. Además que los cesanteados no fueron sometidos al proceso establecido por la ley de pasar por una comisión bipartita o tripartita. Y en este caso debe haber una autorización del Ministerio del Trabajo. Por tanto la carta les entregaron es nula, indicó López.

El doctor José Antonio Vásquez, de la Asociación Médica Nicaragüense dijo que los médicos son criminalizados por levantar la voz, “diciendo basta ya”. Y destacó que la demanda de la Asociación será el reintegro y la indemnización de los cesanteados pues los despidos son injustificados.

De los 240 despidos entre médicos y paramédicos, dijo Vásquez, en su mayoría son especialistas con más de 20 años de experiencia, que tendrá efecto epidemiológico en la población y que ya se ha visto en las primeras muertes.

Recordó Vásquez que la Ley General de Salud establece que la atención debe ser de calidad “pero cuál es la calidad que se le está dando a nuestra población, despidiendo a nuestros profesionales con basta experiencia?”.

Niega malos tratos
La médico general Mayra Luz Galeano por su parte alegó: “Si he maltratado, si llegué tarde ¿por qué nunca tuve un llamado de atención?”. Galeano apuntó que extrañamente en las evaluaciones a su desempeño que le hacían cada año la nota más baja que recuerda que recibió fue de 95.

...

Notas Relacionadas