Portada_Super_Banner_P_Section_1

El “delito” de correr por la justicia

Policía Nacional sigue a reconocido maratonista por correr en nombre de la justicia. Ni siquiera le aclararon al señor por qué se lo llevaron

Managua
Ivette Munguía Argeñal
Sigue el asedio al maratonista Alex Vanegas, pues ayer se confirmó una segunda captura de horas, igual que ocurrió el domingo en Masaya.

El activista fue capturado ayer por la Policía Nacional cerca del Autolote El Chele, en Managua, y liberado horas después en la Dirección de Auxilio Judicial, El Chipote.

Su hijo Byron Vanegas confirmó que su padre ya había sido detenido el domingo en Masaya, pero fue liberado horas después, y ayer lunes fue arrestado nuevamente.

Al momento de la captura, el maratonista solo llevaba puesta su camiseta con la leyenda “corro para correr a Daniel (Ortega)”. Además cargaba varios rótulos con nombres de algunos jóvenes asesinados por policías y parapolicías orteguistas.

61
años tiene el señor Alex Vanegas, un corredor experimentado que también luchó contra la dictadura de Somoza

Fue secuestro
El hijo del maratonista explicó que cuando supo del secuestro de ayer, lo buscó en las diferentes delegaciones policiales de Managua, pero aseguró que no le dieron razón sobre su padre. Fue a eso de las 5:00 de la tarde que el corredor fue liberado.

“Me dijeron (preguntaron) que por qué andaba corriendo en la calle, yo les dije que las calles son del pueblo y que fueron pagadas con mis impuestos, que tenía derecho a correr en la calle y que no andaba haciéndole daño a nadie”, narró Vanegas después de ser liberado.

Redes se agitan
En horas de la tarde, circuló un video sobre la liberación del deportista, el cual se sumó a los videos que circularon el domingo y crearon confusión entre las personas que daban seguimiento a su nueva captura.

Byron Vanegas, hijo del maratonista, aclaró que el corredor “venía de una campaña en Ometepe, pasó por Rivas, en Masaya lo apresaron y después lo soltaron y esos son los videos que andan (circulando) ahora (ayer) en las redes”.

Ante los rumores sobre la liberación de Vanegas, su hijo Byron le llamó en varias ocasiones a su teléfono celular y en una ocasión alguien contestó, pero no dijo nada.

Carlos Valle, quien ha acompañado a Vanegas en marchas y plantones contra el Gobierno, manifestó que “Alex había decidido en el Mes de la Patria (septiembre) hacer un recorrido (similar al) que hace la antorcha de la libertad por toda Centroamérica, algo simbólico”.

“Es preocupante porque Alex tiene problemas de salud, a pesar de su condición física. La cuestión se pone más difícil porque Alex no tiene familia (vive solo). No sé qué delito se le pueda atribuir porque no es delito correr”, agregó Valle.

Edwin Carcache, del Movimiento Estudiantil 19 de Abril, denunció que la Policía Nacional ha desatado una cacería en contra de las personas que protestan contra el Gobierno.

Asimismo, un vecino de Vanegas dijo que en el barrio había preocupación porque desde el domingo no lo veían.

Contra la dictadura
Vanegas se ha hecho popular en las marchas azul y blanco por su singular forma de protestar contra la dictadura orteguista; él comenzó corriendo en las rotondas de Managua y en poco tiempo se unió a las marchas, plantones y toda clase de actividad de la población autoconvocada que demanda justicia para las víctimas de la represión gubernamental.

Días atrás, Vanegas denunció que recibió amenazas y agresiones por parte de los simpatizantes del Gobierno, que no toleran a quienes se oponen al régimen. En una ocasión irrumpieron en una propiedad suya y agredieron a sus inquilinos.

Pese al asedio, Vanegas dijo que se mantiene firme y que seguirá corriendo hasta que en el país haya justicia verdadera.

Contra Somoza
Alex Vanegas, martonista. HOY/ Archivo

Alex Vanegas tiene 61 años y vive de la venta de sistemas de purificación de agua. Antes fue propietario de una discomóvil. Empezó a correr cuando tenía 39 años. Primero en el parque de su barrio, en Managua, y luego en carreras que se realizaban desde Metrocentro hasta la Cuesta el Plomo. Lo hacía como aficionado hasta que conoció a un entrenador que además de instruirlo en las técnicas que hacen diferente a un corredor de velocidad de un maratonista, lo invitó a que entrenara en el Instituto Nicaragüense de Deportes (IND). Allá estuvo cinco años, tiempo en el que llegó a rendir hasta 40 kilómetros. Se había retirado y volvió por salud. Cuando vio lo que pasaba con los estudiantes desde el 18 de abril, decidió apoyarlos y unirse a la causa azul y blanco. Antes había luchado contra Somoza a la par de quien fue su amigo, Manuel Olivares.

Perseguidas
CCC.Jairo Cajina

Aunque Olesia Muñoz Pavón no lo sabe, sus cantos entonados en su celda del Chipote mantuvieron la fe de un joven reo que ya fue liberado. Olesia fue capturada el 31 de julio en Dolores, Carazo, por apoyar a los jóvenes manifestantes de Niquinohomo. Olesia toca el piano y la guitarra desde los 12 años y dirigía el coro de su iglesia. La gente la conoce como la soprano acusada de terrorismo.

HOY/ Archivo

Miriam del Socorro Matus tiene 77 años y vive en el barrio Mirna Ugarte. La humilde mujer conmovió a Nicaragua y el mundo, cuando regaló toda su venta a los jóvenes manifestantes en las afueras del Seminario Nacional, durante el segundo día del Diálogo Nacional. Tras varios días de asedio y amenazas, el 23 de agosto, fanáticos orteguistas saqueron su pequeño negocio.

Comandante Masha. HOY/ Archivo

Nahomy Urbina tiene 21 años y nació en Diriamba. Se contaría como una autoconvocada más, pero alcanzó fama cuando se supo que pese a sufrir cáncer linfático, se unió a la rebelión ciudadana contra el Gobierno. La determinación con la que junto a otros jóvenes defendieron una trinchera en Jinotepe, le mereció el mote de comandante Masha. El régimen ordenó su captura y se tuvo que ir al exilio.

Los polisicarios me ahorcaban
Con carteles y chimbombas blancas es que don Alex Vanegas trota de un lado a otro. Esa es su manera pacífica de protestar en las calles. HOY/ Archivo

Managua
Yaosca Reyes Centeno
“Me detuvieron solo por gritar: ¡Si la patria es pequeña!…”, así se expresaba en medio de lágrimas el maratonista Alex Vanegas, de 62 años de edad, quien en horas tempranas de este lunes fue detenido por la Policía Nacional.

Al menos tres videos circularon en redes sociales, el primero de su detención y los otros de su liberación. En el primero, se mira a Vanegas corriéndose de una patrulla policial.

“¡Auxilio, auxilio!”, se escucha decir a Vanegas, y de repente termina el video. Quienes presenciaron la detención hicieron circular la información en las redes.

Unas horas más tarde un ciudadano de Masaya grabó a Vanegas mientras corría en sentido contrario a El Coyotepe. “Me acaban de soltar. Me estaban ahorcando los polisicarios, solo por decir: Si la patria es pequeña… ¡Viva Nicaragua!”, dijo el señor, mientras se alejaba corriendo.

Por último, dos jóvenes detuvieron al maratonista para preguntarle sobre su detención y de paso grabar el momento. Vanegas les agradeció las muestras de cariño, por los abrazos que le dieron al verlo libre y por haberle obsequiado el globo blanco.

“Se ofenden mucho —los policías— porque ando con una chimbomba blanca simbolizando la paz. Todos somos nicaragüenses, todos somos hermanos, aunque ellos lo quieran negar. Así que seguimos en pie, adelante, ni un paso atrás. ¡Viva Nicaragua!”, dijo el activista azul y blanco.

Vanegas no ha fallado a ninguna de las protestas, ya que considera que el manifestarse no es de un día, sino diariamente hasta “las últimas consecuencias”, para seguirle diciendo a Ortega que Nicaragua lo quiere fuera del poder.

'Les da pánico un maratonista'
Defensores de los derechos humanos aseguran que el miedo de los opresores radica en la divulgación de la verdad y hacer hábiles los derechos a la manifestación pacífic a. HOY/ Archivo

Managua
Yaosca Reyes Centeno
En Nicaragua, ya no podemos interrogarnos sobre cuántos derechos tenemos; la verdadera pregunta que debe contestar el Estado es ¿cuántos derechos hábiles nos quedan? Ya ni correr podemos. Esta afirmación es precisamente por la detención del maratonista Alex Vanegas, este lunes.

Gonzalo Carrión, asesor legal del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, considera que son igual de trascendentales los arrestos masivos y los selectivos. Sin embargo, en el caso de las detenciones selectivas, tienen un significado diferente para quienes ejercen la opresión.

“En efecto, han habido arrestos masivos y selectivos. Cuando son selectivos es que exactamente son detenciones que golpean al liderazgo, a los que consideran símbolos de la lucha, porque desde el régimen todo mundo es terrorista, pero obviamente don Alex se ha convertido en un símbolo de una resistencia eminentemente pacífica cuyo lema es: corro para correr a Daniel”, refiere Carrión.

Agrega que la lectura de la actitud de la Policía y el Gobierno con esa detención es de pánico. Temor a enfrentar la verdad, temor a la validez de los derechos ajenos utilizados en protestas pacíficas.

“Les causa un pánico increíble. Un maratonista les causa un terror grande a un ejército o agentes de la Policía Nacional que están armados. Un ejército completo armado le teme a una sola persona que lo único que hace es correr. Esto simplemente demuestra los niveles de desesperación de una dictadura que ya perdió todo tipo de razón”, estima Carrión.

Asedio
El maratonista ha brindado varias entrevistas —en meses anteriores— a medios de comunicación nacional, donde sin tapujos ha contado lo peligros a los que se enfrenta en la calle, solo por andar corriendo con pancartas que lo único que exigen es justicia.

Este señor ha tenido que defender su derecho a la libre expresión, incluso de civiles que lo han perseguido en la calle. Pero el miedo no nació con quienes dicen la verdad.

“Comencé a dar una vuelta por cada asesinato. Di vueltas en la rotonda Jean Paul Genie, Cristo Rey y rotonda Universitaria, por estrategia varío los lugares porque en varias ocasiones he recibido amenazas de muerte. Ahí en la rotonda de Metrocentro un individuo sacó un revólver, pero como yo seguí en lo mío se bajó un grandulón queriendo impresionar; entonces el chofer de un autobús y los pasajeros comenzaron a grabar y ellos salieron corriendo”, dijo Vanegas.

 

 

...

Notas Relacionadas