Victoria Ruffo se confiesa

Revela que tuvo que tomar terapia tras separarse de Eugenio Derbez

La actriz mexicana Victoria Ruffo. HOY/Internet

Aunque con el paso de los años ha tendido a relativizar lo sucedido, para Victoria Ruffo en su momento supuso un golpe muy duro su separación del comediante mexicano Eugenio Derbez.

En una reciente entrevista para el programa de televisión Intrusos, la que fuera protagonista de la exitosa telenovela La madrastra confesó que tuvo que tomar terapia para poder superar ese bache en su vida debido a que sentía que el mundo se le venía encima y no sabía qué hacer o cómo continuar.

“Yo me sentí muy mal, fue una época en donde tuve que acudir incluso a terapia. No fue nada sencillo. Me sentía gorda, vieja, fea, dejada, abandonada y con un hijo yo decía ‘ay Dios míos ahora qué voy a hacer’. Sientes que el mundo se te viene encima”, se sinceró por primera vez la también heroína de las exitosas telenovelas Corona de lágrimas y Victoria.

Alejada de la TV

Hoy, con la madurez que le ha dado el paso de los años —más de dos décadas para ser más exactos—, Ruffo ve lo sucedido desde otra perspectiva completamente diferente.

HOY/Internet

“Tenía que pasar todo eso para yo aprender muchas cosas, crecer y así pasa con todo. Lo que crees que es un drama en el momento cuando pasan los años dices ‘¿de verdad desperdicié mi tiempo en llorar?’”, reconoció la intérprete de 56 años, quien se encuentra alejada de la televisión desde que en 2016 grabó el melodrama de Televisa Las amazonas junto a César Évora.

Pero ¿será que la actriz le guarda algún tipo de rencor a Derbez por lo sucedido?

“En lo personal yo no guardo rencores con nadie ni nada. Se fue, pasó, afectó, no afectó, crecí, maduré… pero el tiempo todo lo cura”, quiso dejar claro Victoria.

Menos aún puede guardar rencores cuando esa relación le dejó uno de las ‘cosas’ más importantes de su vida: su primogénito José Eduardo Derbez, de 26 años.

La actriz solo tiene palabras de elogio para su hijo mayor.
“Es un chavo que nunca se enoja, bueno por lo menos conmigo nunca se ha enojado. [Es] muy lindo, cariñoso, educado, respetuoso. Oye la misma música que yo”, contó la orgullosa mamá.

...

Notas Relacionadas