Guarda es condenado a cinco años de prisión por matar a supuesto ladrón

Abogado defensor apelará sentencia porque aduce hubo legítima defensa

El guarda Héctor Antonio Mendieta Ortiz (camisa café) tuvo la oportunidad de ver a su familia en los juzgados de Diriamba. HOY/Mynor García

A cinco años de prisión fue condenado el guarda de seguridad del Hospital del Maestro, Héctor Antonio Mendieta Ortiz. La Fiscalía lo acusó de haberle quitado la vida al inhalador de pega Wiston Javier Romero, de 21 años.

El condenado dijo que es inocente y explica que actuó en defensa propia, porque su vida en ese momento corría peligro: “Es algo que yo no quise hacer, el fallo de culpabilidad no me lo esperaba, nunca quise hacerle daño a nadie, solo pensé en el trabajo y en mis hijos”.

Añadió que van a apelar la sentencia que emitió Juana María Rivera, titular del Juzgado de Distrito Penal de Juicio de la ciudad de Diriamba, y dijo que tiene la confianza y la fe en Dios en que logrará su libertad.

Su padrastro, el señor Francisco Espinoza, cree también en su inocencia. “Las cosas no son a como ellos (el Ministerio Público o familiares de la víctima) dicen. Él (Wiston) entró a desgraciarle la vida a mi entenado, porque él estaba en su trabajo, yo no esperaba que lo iban a condenar, lo veo injusto”, refirió.

Expuso que, para sacar a su hijastro de la cárcel, se vio obligado a vender un televisor y un equipo de sonido, entre otras pertenencias.

Héctor Antonio vive en la comarca San Carlos, Diriamba, y con la señora Jessenia Parrales tiene dos hijos, de ocho y dos años.

El vigilante se congregaba en la iglesia evangélica Dios de la Profecía y es el único sostén de la familia.

“Estamos confiando en Dios, Él es quien tiene el control de todo, es nuestro mejor abogado y nuestro mejor juez para impartir justicia”, manifestó su esposa.

Ella tampoco esperaba un fallo de culpabilidad para su marido.

Asimismo, dio a conocer que la empresa a la que le trabajaba su esposo la está apoyando con los gastos de abogado.

Partes inconformes

El abogado defensor Hermes Sevilla mostró su inconformidad por los años de cárcel que le dieron a su defendido, dado que él en el debate de pena, había solicitado dos años y seis meses, por las atenuantes que favorecen al reo.

“Nosotros no estamos conformes, porque consideramos que sí probamos la legítima defensa que te exige tres puntos concretos: agresión ilegítima, donde Héctor estaba en su puesto de su trabajo y que estaba legitimado como CPF, tenía una obligación de resguardar las instalaciones físicas, a los médicos y su propia vida. La falta de provocación, en este sentido quien llegó a provocar fue la supuesta víctima, quien penetra por un lugar no autorizado y oscuro, escaló una tapia y llegó a un área restringida, le dan las advertencias de alto, hace caso omiso, se mete la mano a la altura de la faja, le dice te voy a matar, saca un objeto que era un vaso de Gerber, pero en un lugar donde no hay mucha visibilidad, ¿quién dice que no podía ser una pistola? En este caso, el guarda para preservar su propia vida no tiene otra opción que hacer uso del arma de fuego”, dijo el jurista.

Esperaban pena máxima

Los familiares del fallecido y su abogado se mostraron también inconformes con la pena impuesta, ellos esperaban la máxima de 15 años.

El abogado acusador particular, adherido al Ministerio Público —Darwin Balmory Flores— sostuvo que también apelarán la sentencia.

...

Notas Relacionadas