Acnudh dará seguimiento a la situación de Nicaragua

Hoy se va la misión, pero el monitoreo continuará de forma remota

MISIÓN, ONU, derechos humanos, expulsión, gobierno, ortega, ACNUDH

La misión abandonará el país hoy, 1 de septiembre. La Alianza Cívica de Nicaragua afirmó que no hay perspectivas claras sobre el reinicio del Diálogo Nacional con el Gobierno, tras la expulsión de la misión del Acnudh. HOY / EFE

HOY

La oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) anunció ayer que dará seguimiento remoto a Nicaragua, luego de que el Gobierno expulsó a una misión del organismo, por denunciar el “alto grado de represión” a las protestas contra el presidente Daniel Ortega.

“La Acnudh proseguirá con su labor de monitorear e informar sobre la situación de derechos humanos en Nicaragua de forma remota, de conformidad con el mandato global conferido por la Asamblea General de las Naciones Unidas a la Oficina del Alto Comisionado”, señaló el organismo, en una declaración pública emitida ayer viernes en Managua.

El Gobierno de Nicaragua dio “por concluida la invitación” a la Acnudh el jueves. El Gobierno explicó que el 19 de junio pasado giró invitación a la Oficina Regional para América Central del Acnudh “con el propósito de que diera acompañamiento a la Comisión de Verificación y Seguridad creada en el marco del Diálogo Nacional, con el fin de asegurar el desmantelamiento de los tranques” o bloqueos en las vías.

“Por lo tanto, consideramos que han cesado las razones, las causas y condiciones que dieron origen a dicha invitación”, indicó el canciller Denis Moncada, en una carta dirigida a la representante regional para América Central del Acnudh, Marlene Alejos.

Informe

La misión del Acnudh, coordinada por el peruano Guillermo Fernández Maldonado, llegó a Nicaragua en junio pasado para conocer de la crisis sociopolítica que, según el informe que emitió el pasado miércoles en Ginebra, ha dejado “más de 300 muertos y 2,000 heridos”.

 

El informe señaló al Gobierno de Nicaragua por el “uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía, que a veces se tradujo en ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas, y obstrucción del acceso a la atención médica”, entre otras violaciones a los derechos humanos, contra cualquier persona que opine distinto al Ejecutivo.

Además lo responsabilizó de “detenciones arbitrarias o ilegales con carácter generalizado, frecuentes malos tratos y casos de torturas y violencia sexual en los centros de detención, violaciones a las libertades de reunión pacífica y expresión”.

“La decisión del gobierno de Nicaragua de expulsar a la delegación de la ONU desprestigia al país en la comunidad internacional y no hace bien a la sociedad nicaragüense”. Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua.

Ortega ya había rechazado el documento “por considerarlo subjetivo, sesgado, prejuiciado y notoriamente parcializado, redactado bajo la influencia de sectores vinculados a la oposición, y ausente del debido cuidado en su redacción de manera objetiva”.

 

La Acnudh sostuvo que “continuará apoyando a las víctimas y sus familiares, a la sociedad civil y reitera su disposición de brindar apoyo a las autoridades para que el Estado de Nicaragua pueda cumplir con sus obligaciones internacionales de derechos humanos”.

En su declaración, la Acnudh agregó que “seguirá cooperando de cerca con los organismos regionales de derechos humanos y con la comunidad internacional”, e insistió al Gobierno en seguir las recomendaciones del informe, que básicamente consisten en suspender toda violencia contra los derechos humanos, buscar la verdad y la rendición de cuentas.

La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, tildó de “inaudita” la decisión del gobierno de Ortega. El informe del Acnudh, que recibió el respaldo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), “dejó plasmada la barbarie, las atrocidades, las violaciones a los derechos humanos que está sufriendo el pueblo de Nicaragua, de la que es responsable Daniel y la Rosario Murillo”, afirmó Núñez.

ONG

Medio centenar de onegés de América dijeron ayer que en Nicaragua se han roto “los más esenciales valores democráticos” y que la crisis del país, con la muerte de centenares de personas en protestas contra el Gobierno, debe ser abordada por el Consejo de Seguridad de la ONU el próximo miércoles.

Las organizaciones argumentaron en un pronunciamiento conjunto difundido ayer por el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) que la expulsión de Nicaragua de una misión de la ONU “refleja la voluntad de obstruir cualquier escrutinio internacional y el carácter autoritario del gobierno nicaragüense” que preside Daniel Ortega.

A juicio de las organizaciones defensoras de los derechos humanos, “la actitud de Nicaragua frente a la comunidad internacional es inaceptable y da cuenta de que el gobierno no tiene ningún interés en darle salida a esta crisis” que afronta desde el pasado 18 de abril, cuando estallaron las protestas civiles.

“En tanto, la represión y violencia no se detienen y se recrudece la criminalización de manifestantes, estudiantes, líderes y lideresas sociales y defensores/as de derechos humanos como forma de amedrentamiento de quienes se oponen a las posiciones institucionales”, añadieron onegés de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Ecuador, México, Perú, Venezuela y Nicaragua.

Informe disparo furia
Dora María Téllez escribió ayer en Twitter: “El informe de la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos disparó la furia de Ortega. Verdad tras verdad lo muestran como un tirano criminal y sangriento. Por eso los expulsa del país y así crece su aislamiento internacional y su derrota”. Luego de que el Gobierno dio por concluida la invitación al Acnudh, simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y empleados estatales realizaron un plantón para hacer creer que hay un respaldo popular de tal acción. Las afueras del hotel Holiday Inn y la rotonda El Periodista fueron los sitios donde toda la mañana estuvieron las concentraciones en apoyo al oficialismo, que se disolvió de forma abrupta tras la caída de una brisa en la capital. (Con la colaboración de Roy Moncada).

...

Notas Relacionadas