A pesar del acecho policial, los manifestantes formaron una cadena humana

Los manifestantes pidieron la liberación de los presos políticos. Algunos de los manifestantes les gritaron a los policías: “Asesinos”, “asesinos”. Otros les mostraban las fotos de los presos políticos.

cadena, manifestantes, rotonda, policía, liberación, presos

Desde tempranas horas de ayer, efectivos policiales se apostaron en las cercanías de la rotonda Rubén Darío para intimidar a los manifestantes. HOY / EFE

HOY

Las voces pidiendo la liberación de todos los presos políticos se volvieron a escuchar en Managua, pese al despliegue que hizo la Policía en el sector de la rotonda Rubén Darío.

Aunque la presencia de los uniformados fuertemente armados provocaba cierta tensión en el ambiente, poco después de las 12:30 de ayer jueves, hombres, mujeres, niños y ancianos empezaron a ubicarse a lo largo de la línea amarilla sobre la vía central, partiendo de la rotonda Rubén Darío hacia el semáforo de la Universidad Centroamericana para formar una cadena humana por los desaparecidos y presos políticos.

La valla humana se mantuvo por más de cuarenta minutos; tiempo que fue aprovechado para gritar diferentes consignas, ondear banderas y poner en lo más alto que sus manos les permitían las fotografías de varios de los presos políticos.

Para finalizar, los autoconvocados dieron una vuelta a la rotonda Rubén Darío, la cual seguía custodiada por antimotines, al pasar cerca de ellos, algunos no resistieron el impulso de gritarles en sus caras: “Asesinos”, “asesinos”. Otros les mostraban las fotos de los presos políticos.

Uno de los participantes de la actividad fue el padre de la estudiante universitaria Elsa Valle, Carlos Valle, quien cargaba sobre sus hombros un gigantesco cartel con el rostro de su hija; él ha denunciado la violación a los derechos que ha sufrido Elsa en la Cárcel de Mujeres.

Gonzalo Carrión, del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), destacó la participación de la población en las convocatorias de marchas y plantones, pese a lo vivido durante cuatro meses; desde la brutal represión que ha dejado más de trescientos muertos, la imposición de un estado de terror, una cantidad indeterminada de desaparecidos, secuestros y presos políticos, la llama de la rebelión sigue encendida, explicó.

Los más recientes presos políticos fueron capturados el pasado sábado, todos ellos son jóvenes estudiantes, unos de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua-Managua y otros de la UNAN-León.

Además de los presos políticos, los autoconvocados también recordaron los casos de desaparición de los jóvenes en el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas.

Otra de las asistentes a la cadena humana fue Jamileth Amador, quien decidió llegar para demostrarle al presidente designado por el poder electoral, Daniel Ortega, que no le teme, pese a que los reprima y que los oficiales muestren sus armas.

“Ellos son los terroristas delincuentes, nosotros somos un pueblo sin armas, y ellos nos agreden y nos matan, y aquí nadie me pagó ni obligó, es por mi cuenta que vengo”, expresó Amador.

Uno de los gestos más conmovedores fue cuando una señora le colocó una bandera a una policía; esta se mantuvo firme. Aunque existe el riesgo de que las manifestaciones cívicas puedan ser atacadas, la población autoconvocada seguirá en las calles.

Edwin Carcache, integrante de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, informó que el domingo 2 de septiembre realizarán la Marcha de las Banderas, en manifestación contra la dictadura de Ortega y la vicepresidenta designada Rosario Murillo.

 

...

Notas Relacionadas