Los carretilleros del mercado Roberto Huembes

Más de 25 jóvenes se ganan la vida ayudando a los compradores

Cada carretillero tiene sus clientes otros se anuncian y andan por varios puntos del centro de compras, la mayoría después de las dos de la tarde se van para sus hogares. Manuel Esquivel

HOY

Lesvin Martínez de 19 años trabaja como carretillero en el mercado Roberto Huembes desde que tenía 15. Cerca de 25 chavalos más se ganan el sustento diario de esa forma. Algunos son menores de edad.

“Hay quienes han venido a trabajar porque tienen una necesidad muy fuerte y no cuentan con ningún tipo de ingresos, hay otros que lo hacen porque no quieren ser carga para sus padres. De cualquier forma es un trabajo sano que nos ha sacado adelante”, cuenta Lesvin.

Según el joven, desde hace algunos meses se han sumado más menores de edad a este trabajo, lo que ha provocado que la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema) este encima de ellos.

“Todos queremos el permiso para seguir laborando en este mercado, ellos (Commema) nos han advertido que no pueden haber tantos niños trabajando, pero sus padres están aquí en el mercado, ellos tienen necesidad, yo empecé muy joven y soy un joven sano, es una buena oportunidad, queremos el respaldo de está institución”, cuenta el joven.

Compró su moto

La mayoría de jóvenes acompañan a sus clientes a hacer todas las compras, otros los buscan hasta el final.
Manuel Esquivel

Lesvin refiere que desde que llego a trabajar al Huembes se propuso ahorrar dinero para comprar una motocicleta que ahora le sirve para hacer delivery a los comerciantes que también venden por internet.

“Todos los que estamos aquí tenemos metas, lo puedo asegurar porque he hablado con la mayoría, los comerciantes confían en nosotros”, asegura.

Agrega que algunos vendedores prefieren que sus hijos lleven bolsas de un lado a otro a que estén metidos en una esquina con el vicio.

Maynor Rosales, quien trabaja desde hace año y medio en el mercado cuenta que en el día se gana hasta 300 córdobas, por viaje cobra entre 30 y 50 córdobas.

Los carretilleros piden a Commema el permiso para poder trabajar más tranquilos, pues sí tienen una buena demanda de clientes.
Manuel Esquivel

“Todo dependerá de la distancia que nos haga recorrer el cliente, también de la carga que lleve, a veces el cliente es sincero y nos ofrece una cantidad uno decide si lo toma o lo deja, aunque todos aquí mantenemos la misma tarifa”, comenta Rosales de 21 años.

Por su parte uno los menores que trabaja comenta que sus padres le compraron la carretilla con la que el trabaja porque él mismo se las pidió.

“Yo quería tener mis reales, trabajo por la mañana y por la tarde estudio, les ayudo a mis padres de esa forma, nadie me exige, hay días en los que no vengo al mercado”, subraya.

Los que pagan alquiler
Exactamente en el sector de las verduras del centro de compras se encuentra “El Chele”, un joven alquila las carretillas en 30 córdobas el día, el único requisito es dejar la cédula.

Si llegan menores, pide referencia sobre sus padres. “El chele”, comenta que Commema le ha comentado en varias ocasiones que no le alquile carretillas a los menores, pero a veces son los mismos padres de familia que le piden el favor.

HOY intentó hablar con Commema para conocer más a fondo su posición sobre los carretilleros pero el gerente no atendió la llamada.

 

...

Notas Relacionadas