Erasmo Ramírez fue descifrado por los Padres de San Diego

Erasmo elevó su efectividad de 4.56 a 6.28, 20 carreras limpias, de 22 que permite en 28.2 entradas, con 36 hits en contra, de ellos nueve cuadrangulares.

Erasmo Ramírez

Erasmo Ramírez tiene balance de 1-2 y efectividad de 6.28. Foto HOY/Archivo

La que debía ser una salida de respiro para el nica Erasmo Ramírez, al enfrentar al equipo más perdedor de la Liga Nacional, los Padres de San Diego, luego de medirse en fila a tres auténticas fieras (Astros, Dodgers y Diamondbacks), se transformó en una pesadilla al ser castigado nueve hits, incluyendo dos jonrones, y siete carreras en solo tres entradas, para cargar la derrota 8-3 a los Marineros de Seattle, de visita en el Petco Park.

Erasmo se reencontró peligrosamente con el tirador que abriendo la temporada fue duramente castigado en dos aperturas, antes de ingresar a la lista de lesionados, en la cual estuvo por tres meses y medio. Desde que regresó, el rivense había estado brillante, con 1.13 en efectividad en 16 innings y frente a rivales de mucho más cuidado.

No obstante, quedó demostrando que en las Grandes Ligas no hay enemigo pequeño y los Padres, líderes de la Liga Nacional con 83 derrotas y solo mejor que los Orioles y los Royals en las Grandes Ligas, desconocieron por completo al nica.

Freddy Galvis inició el juego con un machucón por la tercera base que se convirtió en un infield hit. Después de un out, Will Myers negoció boleto al rivense y Eric Hosmer impulsó la primera carrera con un sencillo,  mientras que Hunter Renfroe llevó la segunda al plato con un elevado de sacrificio.

Ese ataque dio vuelta al marcador 2-1, porque los Marineros habían tomado la delantera contra el zurdo Joey Lucchesi en la apertura, con hit y robo de Jean Segura, más imparable remolcador de Robinson Canó.

Sin embargo, mientras Lucchesi entró en calor, el nica no pudo establecerse en la loma y Manuel Margot le pegó jonrón en el segundo inning para aumentar la ventaja de San Diego a 3-1, y lo peor estaba por venir.

En la tercera entrada. Erasmo fue saludado por el primer hit de la naciente carrera del mexicano Luis Urías y tras ponchar a Myers, Hosmer pegó doblete y Renfroe limpió las bases con un cuadrangular.

Austin Hedges, Franmil Reyes y Margot siguieron con hits consecutivos que llenaron las bases y el lanzador Lucchesi dio una conexión sólida al jardín central que sirvió de elevado de sacrificio para empujar la séptima. Galvis falló para el último out del tercero, pero el nica no apareció en la colina en el cuarto, dejando el partido 7-1.

Al jugar en un estadio de la Liga Nacional, en la que no aplica la regla del bateador designado, Erasmo tomó turno al bate y dio una rola a la segunda base. En su carrera como bateador tiene dos hits en 14 turnos.

No se sabe si al nica le pudo perjudicar que lo adelantaron un día en la rotación, debido a una lesión del abridor Marco González o si simplemente fue un mal día. De hecho, el comando de sus picheos no fue el mismo que en sus anteriores aperturas y pagó caro mantener la pelota en la zona alta.

Esta actuación elevó la efectividad de Ramírez de 4.56 a 6.28, 20 carreras limpias, de 22 que permite en 28.2 entradas, con 36 hits en contra,  de ellos nueve cuadrangulares, más siete bases y 20 ponches. La batean .303 y tiene un inflado whip de 1.50. Ahora tiene una victoria por tres derrotas en siete salidas.

La próxima aparición del nica será contra los Orioles, el lunes a las 7:10 de la noche, en Seattle.

Cielo y tierra

Erasmo Ramírez tiene seis aperturas esta temporada: tres brillantes y tres terribles.

El 22 de abril permitió cinco carreras en 4.2 entradas y perdió ante Texas. Cinco días después fue estremecido por cinco cuadrangulares entre nueve imparables y seis carreras en cinco innings, y patinó ante Cleveland. Y ahora le dieron nueve hits, de ellos dos jonrones, y le anotaron siete carreras en solo tres innings frente a San Diego.

Por el contrario, tiene una labor de cinco episodios sin carrera frente a Houston, el 18 de agosto reciente, cuando volvió de la lista de lesionados. Luego tiró para una carrera en cinco entradas ante los Dodgers y siguió con seis episodios de tres anotaciones, solo una de ellas limpias, para vencer a Arizona.

El dato

10 es la mayor cantidad de carreras permitidas por Erasmo Ramírez en un juego y ha ocurrido dos veces, una con Seattle (2014) y otra con Tampa Bay (2017)

...

Notas Relacionadas