“Quieta” la venta de muebles en el Oriental

Pese a que los comerciantes anuncian rebajas

Algunas mueblerías se han quedado con pocos trabajadores la misma crisis no les permite continuar pagándoles. Manuel Esquivel

HOY

Las ventas de roperos, comedores y juegos de sillas en el mercado Oriental están paralizada desde que inició la crisis sociopolítica en el país. Los marchantes de estos productos refieren que sus mayores compradores vienen de los departamentos y actualmente “brillan por su ausencia”.

Los dueños de mueblerías cuentan que han cambiado sus estrategias de venta para poder tener algo de ingresos.

“Llamamos a los clientes que tienen negocios en otras partes de Managua, les ofrecemos los artículos al crédito, también hemos puesto algunos productos a bajos precios, si una silla al cliente le costaba 1,200 se la dejamos hasta en 1,000 con tal que se la lleve, preferimos recuperar lo invertido a pasar ‘mil años’ esperando por alguien que si quiera pagar el costo real”, comenta el comerciante Cristóbal Zeledón.

No tienen seguridad

Los muebles se exhiben desde temprano, los clientes a veces consultan los precios, pero pocas veces regresan a comprar.
Maniuel Esquivel.

Zeledón dice que hasta el momento ningún negocio, al menos de los que están en la calle conocida como La Caimana, ha metido nueva mercadería, a menos que el cliente realice un encargo especial.

“El cliente conoce nuestra forma de trabajar, en estos tiempos no podemos estar invirtiendo cuando no hay seguridad si ese dinero va a regresar a nuestros bolsillos, lo que ven en exhibición es lo que tenemos, es triste decirlo, pero es una realidad, al Orienta ya no entra la misma cantidad de pobladores”, subraya.

Las bajas ventas afectan además a las personas que tienen vehículos y se dedican a acarrear.

“Si ellos no logran vender nada, uno pasa aquí todo el día sin hacer nada, tenemos que rebuscar otro tipo de vuelos para por lo menos sacar para la comida, somos más de veinte camionetas que estamos al tiro, esperando la señal del cliente o dueño de negocio que nos recomienda.

Sinceramente nos ha ido mal, ojalá y esto mejore. En lo personal estoy viendo qué hacer por otro lado, ya este mercado no me está produciendo es más la competencia que la demanda”, menciona Benedicto Matute, acarreador.

Bajan precios
El costo de un ropero oscila entre los 2,500 y 13,000 córdobas, dependiendo de la madera y el tamaño.

Los comerciantes le hacen rebajas. Las sillas más sencillas por unidad, el comerciante las ofrece hasta en 1,000 córdobas. Hay juegos de tres sillas que cuestan con todo y su mesa 3,500 córdobas.

 

...

Notas Relacionadas