Ambiente de tensión se vive en la UNAN-Managua

Los trabajadores no pueden estar en grupos porque es malo

UNAN, Managua, despidos, tensión, temor,

Los guardas de seguridad revisan y piden carné a todos los trabajadores de la UNAN-Managua, la cual ya reinició sus labores. HOY / Uriel Molina

HOY

Un ambiente hostil se respira en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), donde los trabajadores retomaron sus labores. Unos 40 empleados fueron recibidos el lunes con su carta de despido y quienes se quedaron trabajando aseguran que no se sienten cómodos ni al hablar con otra persona, ya que los “orejas” andan fisgoneando y conspirando constantemente.

Una fuente de la UNAN-Managua a la que llamaremos Gloria para proteger su identidad, explicó que para entrar al campus hay que seguir un protocolo casi militar, los guardas de seguridad les exigen el carné de la universidad, luego verifican si aparecen en un listado y finalmente les revisan sus pertenencias.

“En la universidad hay una tensión enorme, la gente está estresada solo esperando a ver qué pasa, ahí no se puede hablar en público porque sabemos que nos están grabando, andamos en modo zombie, no podemos estar en ningún lado porque si te miran en grupito, eso es malo”, expresó la fuente.

Operadores

Asimismo, un trabajador que fue despedido pero que solicitó el anonimato, manifestó que en la universidad trabaja un grupo de personas de confianza del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), estos operadores políticos se encargan de hacer una labor de inteligencia con sus compañeros de trabajo y luego señalan los objetivos en las redes sociales.

“Ellos (los operadores políticos) sabían que conmigo no contaban para estar conspirando, porque ellos se mantienen en esa conspiración constante. Cuando todavía yo era del grupo de confianza de ellos vi que hacen una caracterización de los trabajadores, miraban las redes sociales de los compañeros de trabajo y se ponen a decir ‘este es azul y blanco’, ‘este es de nosotros’, y así hacen una guerra mediática, poniendo fotos en las redes y señalando a los ‘golpistas’”, detalló la fuente.

A los 40 trabajadores que han sido echados de la UNAN-Managua no les explicaron la razón de su despido. La redacción en las misivas firmadas por la directora de Recursos Humanos, María Isabel Sánchez, es idéntica y solo cambia los datos del destinatario, en la copia que les entregaron solo dicen que “la universidad ha decidido prescindir de sus servicios”.

“El motivo de la presente es para hacer de su conocimiento que a partir del 20 de agosto 2018 la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua) da por finalizada la relación laboral o de trabajo existente entre usted y las institución, mediante la aplicación del preaviso de Ley, establecido en el artículo 45 de la República de Nicaragua”, dicen las cartas de despido.

Clara revancha
Uno de los despedidos es el profesor de Comunicación, Javier González, quien luego de recibir su carta denunció en las redes sociales: “Mi despido es en clara revancha por mi posición en contra de la masacre de los estudiantes y las graves violaciones a los derechos humanos elementales por parte del Gobierno. Desde mi posición como educador me fue imposible hacerme el ciego ante tantos atropellos, bien pude quedarme callado desde mi cómodo sitio, pero mi conciencia no me lo permitió y acepto estoicamente este castigo inmerecido”.

...

Notas Relacionadas