¿Castración o esterilización? Mitos y leyendas…

Mucho se habla sobre el tema, y la gente pregunta, confundida, ¿ustedes castran o esterilizan? O no saben si quieren pedir que castren o esterilicen a su mascota.

HOY/Thinkstockphotos.com

Mucho se habla sobre el tema, y la gente pregunta, confundida, ¿ustedes castran o esterilizan? O no saben si quieren pedir que castren o esterilicen a su mascota. Por exégesis, la castración, en los animales domésticos o en los seres humanos, es la técnica quirúrgica destinada a retirar los órganos sexuales, los testículos de un macho o los ovarios en las hembras.

Esto causa la infertilidad o esterilización, con lo que se impide la reproducción; también se reduce drásticamente, en consecuencia, la producción de las hormonas generadas básicamente en dichos órganos, como la testosterona o los estrógenos (una pequeña parte de las cuales se produce en la corteza suprarrenal), lo que cambia los hábitos de marcar territorio pringando paredes, muebles y pisos, y disminuye la agresividad grandemente.

Se denomina esterilización al proceso por el cual se obtiene un producto libre de microorganismos viables. Este proceso debe ser diseñado, validado y llevado a cabo para asegurar que es capaz de eliminar la carga microbiana del producto o un microorganismo más resistente.

En Medicina y Veterinaria, sin embargo, se concibe también que la esterilización es el método por el cual se hace infecundo y estéril a un ser vivo, evitando su reproducción.

Por ende, castración y esterilización son lo mismo, sinónimos, dos maneras diferentes de decirlo. Por lo tanto, y antes que nada, deben asegurarse que el veterinario que va a castrar a su mascota, le va a retirar las gónadas, ya sean testículos u ovarios, sin importar si el útero queda o no, dado que al retirar las gónadas se impide la fertilización y la procreación. Si solo retira el útero, dejando las gónadas, es decir, los ovarios, la perra o gata permanecen con el ciclo menstrual, teniendo luna seguido, con el riesgo de padecer de tumores mamarios o afecciones vulvo vaginales.

Dicen que la castración engorda, y eso es mentira, lo que pasa es que los animales se vuelven más hogareños y un poco más sedentarios, y los dueños tenemos la tendencia a darles máas de comer, y eso es lo que engorda, debemos ser exigentes con nosotros mismos y darle únicamente lo que precisan para vivir y no para engordar.

La castración cambia el carácter, el animal se vuelve mas dócil y menos agresivo, pero no pierde la alerta, y nos estará avisando siempre que alguien ajeno a la casa entre en nuestro territorio, ladrándole y hasta mordiéndole hasta echarlo de nuestro hogar.

Con la castración, además de evitar embarazos no deseados y enfermedades venéreas, y la larga lista de pretendientes intentando ingresar en nuestro hogar para tener sexo con nuestra mascota, además prolongamos la vida de nuestras mascotas, que al estar libre del estrés de embarazos, partos y lactaciones, prolonga su vida en dos o tres años más.

Castrar a nuestras mascotas demuestra nuestra responsabilidad con nuestro hogar, con nuestros animales y con la sociedad, recuerden que, de una sola pareja de perros o gatos, puedo tener en menos de dos años casi 600 descendientes deambulando por las calles y barrios cometiendo tropelías. Sea responsable y castre a su mascota.

Dr. Enrique Rimbaud, decano de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UCC. Teléfonos: 22773415 – 88521488. Correo: erimbaud@gmail.com

...

Notas Relacionadas