El mercadito de La Fuente

Los compradores son de los barrios aledaños

Los pobladores dicen que la delincuencia ha disminuido desde que ellos están ahí, por ende, cierran los puestos a las ocho de la noche para darle tiempo a los que salen tarde del trabajo. Manuel Esquivel

HOY

La necesidad económica ante la falta de empleos formales llevó a una veintena de pobladores a convertir sus casas ubicadas en el costado sur del mercado Roberto Huembes, en pequeños negocios de venta de perecederos, frutas, granos básicos, lácteos, ropa y calzado.

Uno de ellos es Héctor García, quien dice que la mayoría de compradores que los visitan son de barrios aledaños como Reparto Schick, 18 de Mayo y La Fuente.

“Los pobladores bautizaron el lugar como mercadito La Fuente, nos visitan bastante porque encuentran todo en un solo punto, se ahorran tiempo porque no tienen necesidad de cruzarse la calle y la otra ventaja es que cerramos más tarde que en el Roberto Huembes”, comenta.

Crecimiento

Según los comerciantes, hasta el momento no han tenido problemas con nadie y tratan siempre de mantener el orden.
Manuel Esquivel

García cuenta que el comercio en esta zona empezó en el 2016, cuando “cuatro pobladores determinamos ponernos a vender, uno sacaba ropita, otro queso, yo vendía pollo y otro verduras. El resto de personas fue viendo que el sitio se podía explotar, venían bastantes clientes, con el tiempo sus mismas necesidades los obligaron (a poner sus negocios), a mediado del 2017 esto ya no se podía parar”, señala.

Héctor indica que todos los pobladores que están en la zona pagan sus impuestos a la Alcaldía de Managua (Alma), y el compromiso es mantener limpio y despejado el lugar.

La comerciante Ruth Pulido expresa que toda la mercadería la ponen sobre la cuneta de la calle, para no perjudicar ni a los vehículos, ni a los pobladores.

“Estamos bien organizados, no tenemos la intención de perjudicar a nadie, nuestro deseo es salir adelante y trabajar para comer, ese derecho es de todos”, subraya Pulido.

 

...

Notas Relacionadas