No podrá cuidar a su marido en el hospital, la Policía la sacó

"Yo soy la máxima autoridad", le dijo un policía y la mandó a sacar del centro asistencial

Una de las heridas de la operación a la que fue sometido Carlos Hernández. HOY/Cortesía

Familiares del reo Carlos José Hernández Bustos, quien permanece hospitalizado en el Amistad Japón-Nicaragua de Granada, denunciaron este lunes amenazas de meterlos a prisión y maltrato verbal de parte de los oficiales que resguardan al paciente, solo por denunciar el caso a los medios de comunicación.

Hernández recibió dos balazos en una pierna por parte de policías, cuando fue detenido. Ya tiene más de un mes de estar hospitalizado. Su familia primeramente denunció el caso cuando no lo operaban y tenía el riesgo de perder la pierna.

“Un policía bastante mayor que está a cargo de mi marido me dijo que me saliera del hospital y que no estuviera con vergas, porque ya tenía orden de echarme presa si seguía hablando m…”, dijo Mariela García, esposa del reo.

García refirió que desde el pasado sábado ese policía a cargo de la custodia de su marido, la amenazó con llevarla a dormir a procesamiento policial y que tenía orden de enchachar al reo, de los pies y manos.

Según la mujer, desde el domingo fue esposado nuevamente su marido y ese mismo oficial con prepotencia le orientó que busque un permiso en los juzgados para poder entrar al hospital a cuidar al enfermo, porque sin esa orden no puede estar adentro.

“Yo soy la máxima autoridad”

“Yo no busqué a los médicos para pedirles apoyo, porque el policía me dijo que ningún médico puede pasar sobre su orden, porque él es la máxima autoridad y me mandó a sacar con una policía mujer bien agresiva”, relató García.

Hernández fue acusado de robo agravado en la audiencia preliminar realizada en la sala del hospital, pero la Policía lo responsabiliza de participar en la quema de la alcaldía y de una rastra policial.

García dijo este lunes que no puede ingresar a cuidar a su marido, violentando los derechos de la familia y del paciente.

La joven confesó tener miedo de lo que le pueda hacer la Policía, porque tiene tres hijos menores, no obstante explicó que no puede permanecer callada ni sumisa ante el maltrato policial.

...

Notas Relacionadas