Familiares de hombre asesinado en Mulukukú denuncian que fue torturado y ejecutado

“Hay señal de tortura en su cuerpo y señas donde estuvo esposado de las dos manos”, así lo dio a conocer Javier Rostrán Polanco, de 26 años, hermano de la víctima.

Darwin Ezequiel Rostrán Polanco. HOY/Cortesía

La Policía del Mulukukú capturó vivo a Darwin Ezequiel Rostrán Polanco en la comarca El Tigre, a veinte kilómetros de Mulukukú, donde el campesino se dedicaba a trabajar como jornalero limpiando a machete un terreno.

Luego, según la denuncia de la familia de la víctima —que desmiente la versión oficial—, el joven fue torturado y ejecutado.

“Hay señal de tortura en su cuerpo y señas donde estuvo esposado de las dos manos”, así lo dio a conocer Javier Rostrán Polanco, de 26 años, hermano de la víctima.

Lo agarraron vivo

El hermano de la víctima dijo que a Darwin lo agarraron vivo y lo torturaron atrozmente, pegándole balazos en varias partes del cuerpo, antes de ejecutarlo; finalmente lo remataron con un balazo en la cabeza.

“Le pegaron doce balazos. Tiene un balazo en la rodilla, otro en la pierna, otro en la cintura, otro arriba de la cintura, otro en la tetilla que le salió por las costillas, tiene un disparo al lado izquierdo que le salió al otro lado y tiene otro disparo en la cabeza que le desbarato el cráneo, también le sacaron la lengua, parece que con una tenaza”, lamentó el pariente de la víctima, quien pidió protección por las amenazas que recibió junto a su familia.

Los familiares del campesino señalaron que no se explican cómo la Policía del régimen involucró a su pariente, porque nunca participó de las protestas en Mulukukú, tampoco participó en el ataque al puesto policial en Pueblo Nuevo el 11 de junio, cuando murieron tres policías, “porque él vive trabajando al machete en la comunidad El Tigre”.

Este sábado la Policía les entregó el cuerpo de su pariente, pero también los amenazó tomándoles fotos, sus datos personales y huellas digitales. Les dijeron “ahí está ese perro”, “ese es el delincuente que mató a nuestros compañeros” y que “por eso iban ojo por ojo, diente por diente”.

HOY/Cortesía

Horas antes, según denuncias locales, simpatizantes del partido de gobierno compartían en redes sociales imágenes horrendas del cuerpo de Rostrán Polanco, tirado en un charco ensangrentado, atado con esposa, con un rictus de dolor en su rostro, con las vísceras expuestas y con un fusil AK a su lado, una canana como camisa y magazines de tiros a su lado.

La versión policial relataba que el campesino, acusado por varios delitos junto al alcalde de Mulukukú, disparó a la patrulla que iba a capturarlo y que los agentes repelieron el fuego.

Este sábado se realizaron los actos fúnebres del campesino, en un tenso ambiente de miedo y dolor en Mulukukú, donde la familia llora amargamente porque consideran que la Policía del régimen pudo llevar a juicio a su pariente y no ejecutarlo.

...

Notas Relacionadas