Comerciantes se han ido de sus tramos en el Huembes

La crisis que enfrenta el país es el principal motivo

Los comerciantes aprovechan la mañana para lograr vender algo, por la tarde se desaniman y se van a sus hogares. Manuel Esquivel

HOY

Al rededor de diez tramos de ropa se encuentran completamente cerrados en el sector de la zona conocida como la Plaza Ana María en el Roberto Huembes. Los comerciantes que aún permanecen trabajando en la zona, aseguran que sus colegas se fueron desde que inició la crisis sociopolítica en el país.

El comerciante Javier Cruz, cuenta que varios marchantes empezaron despidiendo a sus colaboradores, pues no tenían para mantenerles el salario, puesto que las ventas se bajaron.

“Hubieron días en las que nos íbamos sin un solo córdoba, algunos nos la seguimos “rifando” solos porque sería peor quedarnos en la casa, pero otros no tienen para invertir, para pagar local, otros tomaron la decisión de irse del país por miedo a lo que está pasando”, cuenta Cruz.

El comerciante cuenta que la mercadería con la que trabaja actualmente, es con la que contaba tres meses atrás. Al día, gana a penas para llevar el sustento a su familia.

“Antes sacaba al día hasta 3,000 pesos, cuando me iba mal sacaba 500. Ahora me cuesta poder ganar 100 córdobas, vendo una falda de 80, una camisa de 150 y así, pero es rogado, la situación realmente está mal, no hay nada normal en está zona”, comenta el comerciante.

Javier, también cuenta que en dos ocasiones se ha llevado la mercadería a su casa, por miedo a que le saqueen el tramo.

La plaza ana maría siempre había sido uno de los puntos más transitados del Roberto Huembes, los comerciantes aseguran que ahora se ha convertido en un desierto.
Manuel Esquivel

“Hemos vivido una inestabilidad, si uno ríe por no llorar, además estamos en medio de tramos que han cerrado, los poco clientes que antes pasaban se van por otro lado creyendo que no estamos atendiendo, lo único que nos ha quedado son deudas, toca confiar en Dios para que todo mejore pronto”, dice el comerciante.

Por su parte Jesús Marenco, otro comerciante, cuenta que aunque sí entran pobladores en comparación a los primeros meses de protesta, no compran ropa.

“Siguen priorizando la comida, aunque los puestos de abarrotes también han bajado el ritmo, antes se llenaban, ahora es menos, todos los sectores están muy mal”, dice Marenco.

Temor se mantiene
Los comerciantes dicen que todavía hay temor en la población, por ende prefieren no visitar muy seguido lugares públicos como los centros de compras.

A pesar que están ofreciendo la ropa más barata, venden poco. Algunos comerciantes tienen abierta la posibilidad de cerrar el negocio, y salir a vender ambulante.

...

Notas Relacionadas