Jonathan Loáisiga: “Ya estoy casi listo para volver”

El prospecto nicaragüense Jonathan Loáisiga está a punto de iniciar el proceso de rehabilitación de su lesión en el codo derecho

Jonathan Loáisiga firmó con los Yanquis de Nueva York en 2016. HOY/Oscar Navarrete

Jonathan Loáisiga firmó con los Yanquis de Nueva York en 2016. HOY/Oscar Navarrete

HOY

Jonathan Loáisiga, el chavalo desafiante que subió a la colina del Yankee Stadium y lanzó con la naturalidad, el ritmo y la precisión de un veterano, está próximo a iniciar el camino de regreso hacia las Grandes Ligas, luego de una lesión que había afectado su hombro.

Loáisiga, quien generó emociones agradables en medio de un ambiente incierto debido a la crisis sociopolítica que atraviesa el país, ha descansado y se ha ejercitado para regresar mejor equipado a las Mayores, a donde podría estar de vuelta incluso en este agosto.

“Ya estoy casi listo”, asegura Jonathan desde en el campamento de los Yanquis en Tampa, Florida. “Ya he hecho dos sesiones de bullpen y este martes lanzaré en un juego simulado. Y creo que viernes o sábado podría iniciar la rehabilitación”, agrega el carabinero nica.

Jonathan, quien subió a las Grandes Ligas el pasado 15 de junio y acumuló récord de 2-0 y 3.00 en 18 entradas y cuatro aperturas, no lanza desde el 2 de julio, cuando fue enviado a Triple A y presentó dolores en el hombro, que lo han mantenido fuera de circulación.

“Lo más importante de todo, es que no he tenido dolor. En la primera sesión de bullpen lancé rectas y cambios. Hice 25 lanzamientos. En la segunda, llegué a 30 envíos y todos los picheos (recta, cambio y curva) funcionaron bien”, asegura el pistolero de Las Sierritas.

Si todo marcha bien, Loáisiga podría iniciar sus trabajos de rehabilitación el viernes o el sábado en la Liga de Novatos de la Costa del Golfo o ahí mismo en Tampa, donde está el equipo Clase A fuerte de los bombarderos. Eso aún no ha sido confirmado por sus entrenadores.

“Yo llevo todo con calma, creyendo que los tiempos de Dios son perfectos. Pero el plan es que después de esta semana, ya se determinaría el resto del proceso. Yo me siento casi al tope para volver, pero tampoco hay que forzar las cosas”, sostiene el tirador capitalino.

La experiencia en las Mayores

Hasta ahora, Jonathan no ha parado de trabajar. Ha descansado el hombro y brazo, pero ha enfatizado su esfuerzo físico en piernas y abdomen, zonas que ha fortalecido. Así que lo próximo es acondicionar el brazo, afinar los lanzamientos y estar atento al llamado.

“Me encantó la experiencia de lanzar en Grandes Ligas y trabajo duro para volver. Además de las condiciones, que son de primer nivel en todos los aspectos, me gustó sobre todo el ambiente en los estadios. Es tremenda la atmósfera que se vive ahí”, explica Loáisiga.

Jonathan debutó lanzando cinco innings sin carreras contra Tampa Bay para su primera victoria. Luego batalló ante Seattle, antes de retornar al éxito contra Filadelfia, al que le tiró 5.1 episodios en blanco, con ocho ponches, y cerró con dificultades ante Atlanta.

“Mi balance de la experiencia es positivo. Siempre se pueden hacer mejor las cosas, pero sé que di lo mejor de mí y traté de disfrutar el momento. Ahora espero volver y poder ser útil al equipo, ayudarlo a ganar, haciendo incluso mejor las cosas si es posible”, afirma.

No importa donde sea

Jonathan Loáisiga no tiene inconveniente en trabajar en el rol que sea, cuando regrese a las Grandes Ligas con los Yanquis de Nueva York.

“He trabajado como abridor, pero si en el momento consideran que puedo ayudar como relevista, no tengo problemas con eso”, asegura.

Hubo un día, después de su último trabajo en las Mayores, que Loáisiga sintió bien agudo el dolor y por eso decidió informarlo a sus jefes.

“Había estado bien, pero cuando traté de hacer los estiramientos físicos para comenzar a lanzar en AAA, sentí un dolor fuerte”, explica.

La próxima medida fue enviarlo a Nueva York para que lo observara el doctor Christopher Ahmad y se determinó que todo era muscular.

“Me asusté un poco, pero el doctor me dijo que necesitaba descanso, que no había daño estructural y el dolor ya desapareció”, afirmó el nica.

...

Notas Relacionadas