Un hombre muy orgulloso de su trabajo

Arregla los pies de los comerciantes sin pena del qué dirán

Berman Centeno asegura que también tiene clientes en varios puntos de Managua, pues recomiendan su buen trabajo, y visita a los clientes de zonas cercanas con un costo adicional por su trabajo.. Manuel Esquivel

HOY

Berman Centeno labora como pedicurista ambulante en el mercado Roberto Huembes desde hace tres años. El desafío que tiene todos los días es tolerar a aquellas personas que lo ven de forma extraña mientras realiza su trabajo en el centro de compras. En varias ocasiones le han dicho que su trabajo “es solo para mujeres”, sin embargo no hace caso a ese tipo de comentarios.

Antes de llegar al centro de compras, Berman laboraba como electricista en una empresa, pero al quedarse sin empleo tuvo que buscar la forma de salir adelante para mantener a su familia.

“Tengo un trabajo digno del que me siento orgulloso, el camino no ha sido nada fácil, he tenido que enfrentarme con algunos prejuicios, pero tengo claro que en este mercado te vas a encontrar de todo, solo hay que ser paciente”, dice.

Centeno cuenta que aprendió las diferentes técnicas del pedicure y manicure, observando a algunos amigos que laboraban en salones de belleza, se puso a practicar, hasta que lo logró.

“Una de mis pasiones es dibujar, me ponía a hacer diseños con las pinturas sobre uñas postizas, pedía consejos, principalmente a las mujeres para conocer sus gustos, hasta que me decidí hacerlo realmente, me vine al Huembes, convencí a la primera cliente y temblaba, tuve muchos nervios, pero lo logré”, relata.

Sin miedo

HOY/FOTO: Manuel Esquivel

Centeno recorre todo el centro de compras en busca de clientes. Comenta que en varias ocasiones se ha topado con vendedoras que no se dejan “consentir” los pies por miedo a lo que pueda decir el resto.

“Por el hecho de ser hombre me han rechazado, no ven normal que alguien del sexo masculino tenga sobre sus piernas el pie de una dama, mucho menos que se los pinte y le haga dibujitos, es una realidad lamentablemente, pero en la medida que me van conociendo van cediendo, mi única intención es llevar el pan de cada día a mi hogar”, dice Berman, de 36 años.

Nohemi Talavera, comerciante en el Roberto Huembes, asegura que Berman es un hombre entregado a lo que hace. Siempre guarda el respeto y la paciencia.

“Trabaja bien, por eso siempre lo busco, es de confianza y no tenemos quejas”, menciona Talavera.

Trabajos que realiza
Berman recorre todo el centro de compras en busca de clientes.

Por pedicure y manicure cobra 150 córdobas.

Además pone uñas acrílicas, cuestan 300 córdobas. También se dedica a sacar uñeros.

...

Notas Relacionadas