Declaran inocente a enfermera procesada por secuestro de bebé

El testimonio de la abuelita de la recién nacida fue determinante para aclarar que nunca fue secuestrada

Enfermera

Al culminar el juicio la enfermera dijo a los periodistas que daba su cara y limpiaba su nombre. Además que está orgullosa de su profesión porque nunca secuestró a la bebé. HOY/CORTESÍA

HOY

Tras nueve horas de maratónico juicio oral y público fue declarada inocente la enfermera Jessica Mael Flores Rivas, quien estaba siendo procesada junto a otro ciudadano por el delito de secuestro simple en perjuicio de una recién nacida.

“Estaba alegre. Siempre confiamos que la verdad iba a salir a luz”, expresó muy emocionado Whesllys Joyauser Pasquier Rivas, hijo de la enfermera.

El juicio se realizó el jueves en Nueva Segovia, y el tribunal de jurado declaró inocente a la procesada.

La enfermera estaba enfrentando el proceso en libertad, ya que fue beneficiada con esa medida cautelar el pasado mes de junio. La orden de libertad fue acatada dos días después de ser emitida.

El supuesto secuestro de la bebé ocurrió el pasado 28 de febrero a eso de las 7:00 a.m. en la comunidad La Garita, municipio de Quilalí, Nueva Segovia.

Supuestamente la enfermera y el otro acusado identificado como Denis Uriel Maradiaga Talavera, llegaron a la casa de la mamá de la niña a bordo de una motocicleta y según la Policía, la pareja se llevó a la menor porque le darían tratamiento médico.

El caso se hizo mediático y empezó a circular la foto con la menor. Aseguraban que la supuesta secuestradora se encontraba en Managua y efectivamente así fue.

Jessica Flores habita en Tipitapa, y fue capturada en el Hospital Militar, al momento que cuidaba a su hijo menor que había sufrido un accidente.

La recién nacida estaba en casa de una amiga de la enfermera, ya que ella tuvo que atender esa emergencia.

Testimonio fue clave

Durante la culminación del juicio estuvieron presentes los familiares de la enfermera.

Su hijo Whesllys, aseguró que el testimonio de la abuelita de la recién nacida fue determinante para aclarar que nunca fue secuestrada.

Esto porque hubo un convenio entre la enfermera y la mamá de la bebé.

“Mi mamá había llegado a un acuerdo y Leslie (mamá de la bebé), iba a venir a trabajar a la casa. En pocas palabras quedó demostrado de que le regaló la niña. La conoció en una jornada laboral cuando ella incluso estaba embarazada”. dijo el hijo de la profesional de la salud. El otro procesado por el secuestro también fue declarado no culpable.

Un calvario para familia

Whesllys Pasquier, manifestó que todo este proceso que enfrentó a su mamá lo afectó a él y a sus familiares.

Asegura que sufrió persecución policial. En ocasiones en las pulperías no le querían vender e incluso ni dejarlo entrar a la universidad.
Policías lo asediaron y también lo golpearon.

Además les intervenían sus celulares.

...

Notas Relacionadas