Exdiplomáticos prevén más aislamiento y sanciones para Daniel Ortega

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) sostendrá hoy una reunión extraordinaria para dar seguimiento a la grave crisis sociopolítica en Nicaragua

Médicos marchan en Managua por el despido de colegas en hospitales públicos por atender a heridos durante protestas. Desde el pasado 18 de abril Nicaragua vive la represión del Gobierno actual. HOY/Roberto Fonseca

El Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) sostendrá hoy una reunión extraordinaria para dar seguimiento a la grave crisis sociopolítica en Nicaragua y “considerar un proyecto de resolución” presentado por un grupo de ocho países, que sería la creación de una comisión especial de la organización que viaje al país a constatar in situ el nivel de violencia contra la población civil y a intentar mediar políticamente con el gobierno de Daniel Ortega para que retome el Diálogo Nacional. Sin embargo, Ortega rechazó esta iniciativa y la calificó de injerencismo.

Exdiplomáticos advierten más aislamiento, más sanciones y una crisis económica parecida a la de Venezuela en Nicaragua, por la renuencia del gobierno de Daniel Ortega a aceptar soluciones para la crisis que vive el país desde el pasado 18 de abril que comenzó la represión contra las protestas ciudadanas, que han dejado más de 400 muertos, según organizaciones de defensa de derechos humanos.

Más sanciones

El exembajador de Nicaragua ante las Naciones Unidas (ONU), Julio Icaza Gallard, consideró que el rechazo de Daniel Ortega llevará a la OEA a considerar sanciones financieras para el país, a través de la suspensión de los créditos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otras medidas económicas y diplomáticas.

Icaza valoró que la creación de la Comisión Especial por parte de la OEA “es un reflejo del fuerte interés político de los países por involucrarse directamente en la búsqueda de una solución a la crisis”.

“La OEA es la organización regional, reconocida por la Carta de la ONU como la instancia preferente para buscar soluciones a los conflictos locales, y ha venido actuando con bastante diligencia. Cualquier actor internacional de importancia, y de manera muy particular el secretario general de la ONU, por las disposiciones contenidas en la Carta de esta organización sobre el rol de los organismos regionales, están obligados a apoyar estos esfuerzos”, dijo Icaza. “En ese contexto la comisión especial establece un marco de coordinación con esos otros esfuerzos”, explicó Icaza.

Por su parte, el exembajador de Panamá ante la OEA, Guillermo Cochez, afirmó que si el gobierno de Ortega impide el acceso de la comisión especial, que se espera sea constituida hoy en el Consejo Permanente de la OEA, el resultado será más aislamiento a nivel internacional.

Cochez dijo que la última vez que el Consejo Permanente constituyó una comisión especial fue en (junio de) 2009, tras el golpe de Estado en Honduras, con el objetivo de vigilar el proceso de democratización y respeto a los derechos humanos. En esa ocasión el Consejo Permanente instruyó al secretario general de la OEA constituir “con carácter de urgencia, una Comisión Especial para visitar Honduras con el fin de hacer un análisis de los hechos y contribuir a un diálogo nacional amplio, a fin de encontrar soluciones democráticas a la situación existente”,de acuerdo con la resolución 952.

Rechazo

El exdiplomático Cochez recordó que el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, electo tras el golpe de Estado, tuvo que autorizar el ingreso de dicha comisión. Pero el gobierno de Ortega envió a la sede de la OEA una nota de protesta en la que rechaza que el Consejo Permanente sesione nuevamente para ver la situación de violencia en el país.

...

Notas Relacionadas