Cristofer González en cuenta regresiva para su partida a Irlanda del Norte

La vida en el Gimnasio Róger Deshon no está extinta por los tantos jóvenes que golpean el saco buscando el anhelado cofre del tesoro. Muchos se muestran preocupados por la incertidumbre que gobierna al país

Cristofer González entrenando en el gimnasio Roger Deshon semanas atrás. LAPRENSA/ROBERTO FONSECA

La vida en el Gimnasio Róger Deshon no está extinta por los tantos jóvenes que golpean el saco buscando el anhelado cofre del tesoro. Muchos se muestran preocupados por la incertidumbre que gobierna al país, otros solamente se enfocan en la siguiente velada. Entretanto, Gustavo Herrera espera con mucha paciencia al campeón de las 112 libras del Consejo Mundial de Boxeo, Cristofer “el Látigo” González, quien está en el cierre de su preparación de cara a su primera defensa en Belfast, Irlanda del Norte.

La cita era a la 1:00 p.m., no obstante González aún no hacía su aparición. Gustavo, siempre paciente, se tomó el tiempo para conversar sobre lo que espera de su pupilo el 18 de agosto en su primera defensa. El primer paso del Látigo es viajar hacia el destino del combate en 115 libras. Actualmente ronda las 120 libras, Herrera lo dice sin mucha preocupación al respecto. “No tendremos problemas, la preparación se ha dado de forma correcta y si no se ha bajado totalmente es por las sesiones de guanteo restantes”, explicó su adiestrador.

Solicitud importante

Quince días restan para el compromiso del campeón. Su entrenador ya le indicó al equipo de trabajo una solicitud importante: marcharse entre el 6 y 8 de agosto. No quiere sorpresas en el camino ni problemas con la adaptación en Belfast, por ese motivo Herrera hizo mucho énfasis en esas fechas. “No es primera vez que estaré en una esquina como entrenador con un campeón y por experiencia aconsejo viajar lo más pronto posible y asegurar buenas condiciones”, indicó quien llevó al trono de su primera corona a Chocolatito.

Herrera se asoma al reloj, este marca las 2:00 p.m., todavía no está desesperado y aprovecha para colaborar con otros muchachos del área amateur. Así sucedía muchas veces con Román González, se había convertido en una “normalidad” la desorganización en el horario del tetracampeón. Un señor veterano de asistir al gimnasio comentó al respecto: “Cuando se hacen campeones, los peleadores llegan a la hora que quieren”.

Se retoma la conversación con Herrera y afirma: “Cristofer estará al cien por cien de sus facultades. Por ninguna parte de la cabeza se nos pasa la idea de una derrota, pero en el deporte todo puede pasar, aunque si perdemos no habrá objeciones, será porque Barnes es mejor, sin embargo eso no sucederá”.

La estrategia ya está casi definida. González hizo guanteo con Chocolatito, Félix Alvarado y Marvin Solano, por mencionar a algunos. El trabajo de Gustavo ha sido más general. El Látigo trabajará en evitar y soportar el gancho y cruzado de izquierda que presenta Paddy Barnes. “Tocaremos a Barnes donde nadie lo ha hecho. Iremos directo al cuerpo, primero con la apertura a la cabeza con golpes rectos y luego el cierre en el cuerpo con golpes curvos”, explica Herrera.

Pasa una hora más y el campeón aún no arriba, pero Herrera le pregunta a su preparador físico Wilmer Hernández, quien también lo espera y este le confirma que llegará. “Cristofer tiene mucho talento y siempre es clave la preparación, mantener ese nivel de ataque y resistencia como lo hizo con Higa, espero que vean a ese González”, reitera su entrenador.

Para este viernes tiene otra cita y será de guanteo con Félix Alvarado, siempre a la misma hora (1:00 p.m.).

...

Notas Relacionadas