Siguen las filas en Migración en busca de pasaportes

La falta de seguridad es uno de los factores que impulsa a los pobladores a buscar nuevos horizontes

Fila, migración, pobladores, asilo, nota, pasaporte

Desde muy temprano los pobladores llegan a hacer fila en la Dirección de Migración para gestionar sus pasaportes. HOY / Uriel Molina

HOY

Abandonar Nicaragua y buscar vida en otros países es lo que se percibe en las personas que hacen fila a diario en la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME), pese a que el Gobierno intenta hacer creer que ha sido superada la crisis interna tras más de tres meses de manifestaciones pacíficas de la población autoconvocada.

Muchos de los consultados indicaron que a pesar de que llegaron en las primeras horas del día, no lograron obtener los primeros lugares en las filas que se extienden en ambos lados del portón principal de la DGME.

La inseguridad es uno de los puntos que obliga a los ciudadanos a tomar la decisión de irse del país. Los interesados en gestionar su documento de viajero, muchos de ellos jóvenes, buscan la forma de emigrar hacia Costa Rica, principalmente, aunque otros lo hacen a lugares más alejados como Canadá, tal es el caso de Loyda Rugama.

“Parece que todo mundo se quiere ir del país por la situación que está”, comentó Rugama, quien califica de “terrible la situación (en Nicaragua) más que todo por los jóvenes”, donde dijo, “no hay garantías de nada”.

“Es una lástima, ¿verdad?, porque el país estaba bien encaminado, estábamos bien, lamentablemente la situación que pasó nos está afectando a todos”, dice Rugama quien explicó que ella junto con sus dos hijos ha solicitado asilo al Gobierno de Canadá.

Su propósito de abandonar el país —destacó la mujer— “es más que todo por los jóvenes, yo tengo a mis hijos y no quiero que me les pase nada”.

Rugama aclaró que sus hijos ya son universitarios y uno de ellos “miró morir a sus compañeros, no quiero que me le pase igual. Es muy triste abandonar el país, pero es más importante la vida de ellos”.

Otro que hacía fila era Bismarck Velásquez, un nicaragüense que llegó a actualizar documentos. Él lleva unos seis años trabajando en Costa Rica en el sector de la construcción y piensa regresar porque en Nicaragua no ve mejoría de la situación.

Aunque dice que en Nicaragua tiene su familia, debe regresar a Costa Rica “porque están duros los trabajos”.

...

Notas Relacionadas