Festividad en honor a Santo Domingo inicia con romería religiosa en medio de crisis

La Iglesia Católica decidió, por primera vez, otorgar la mayordomía a dos sacerdotes, dejando de lado a la alcalde sandinista, Reina Rueda

Así transcurre la bajada de Santo Domingo hacia Managua. HOY/Yaosca Reyes

Las fiestas populares más concurridas de Nicaragua, en honor de Santo Domingo de Guzmán, comenzaron hoy en Managua con una multitudinaria procesión de la imagen del venerado en medio de rezos y bailes de pagadores de promesas, y de la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980.

La imagen del santo, que mide 18 centímetros y está protegida por una urna de vidrio, abandonó este miércoles a las 06:00 hora local (12:00 GMT) su santuario habitual en Las Sierritas, al sur de Managua, y en la tarde será depositada en un templo en el antiguo centro de la capital, donde permanecerá hasta el próximo 10 de agosto.

Lea más: Alistan la bajada de Minguito

Las fiestas de Santo Domingo son de las más concurridas en Nicaragua e incluyen, además de la multitudinaria y lenta procesión de 10 kilómetros con la venerada imagen, concursos populares, la bendición y vela de barco, corrida de toros, bailes y música folclórica.

HOY/Yaosca Reyes

Sacerdotes son los mayordomos

La Iglesia Católica de Nicaragua decidió, por primera vez, otorgar la mayordomía de esa fiesta religiosa a dos sacerdotes, dejando de lado a la alcalde sandinista, Reina Rueda, y pidió a sus fieles celebrar sin licor, debido a la crisis que ha dejado entre 295 y 448 muertos desde el 18 de abril.

 

En sustitución de Rueda, la mayordomía, representada físicamente en una tajona, fue entregada a los presbíteros Boanerges Carballo, párroco del templo de Santo Domingo de Las Sierritas, y Juan José Colato Nolasco, sacerdote de la iglesia Santo Domingo de Managua.

Históricamente el clero nombra al alcalde de Managua como mayordomo de las fiestas en honor de Santo Domingo de Guzmán por ser la autoridad que garantiza la seguridad, logística y los recursos de la celebración, tradición que fue rota este año, debido a la incertidumbre que envuelve a Nicaragua.
La decisión se dio en medio de diferencias del Gobierno de Daniel Ortega y la Iglesia católica, a cuyos obispos el presidente ha acusado de ser parte de un presunto “golpe de Estado”.

El Gobierno y la Alcaldía de Managua celebran ahora esas fiestas religiosas, independiente de la Iglesia, siguiendo la tradición.

Las autoridades han organizado revistas culturales para celebrar esas fiestas populares, entre ellas corridas de toros, vigilia en la vivienda de un antiguo tradicionalista ya fallecido donde se repartirá alimentos y bebidas, la elección de la reina, entre otros.

Policía Nacional presente

La Policía Nacional anunció estrictas medidas de seguridad para evitar incidentes, entre ellas la prohibición de todo tipo de armas, material explosivo y de envases de vidrio.

Puede interesarle: Ortega reconoce 195 muertos durante crisis y que encapuchados son policías

 

La tradición religiosa se remonta a 1885, cuando la imagen del santo se le apareció en el tronco de un árbol al leñador Vicente Aburto, según los historiadores locales.

Las fiestas en honor de Santo Domingo de Guzmán son populares y no patronales, pues el patrono de Managua es Santiago Apóstol, aunque no es celebrado con el mismo fervor por los fieles.

 

Actualmente Nicaragua atraviesa la crisis sociopolítica más sangrienta desde la década de 1980, también con Ortega siendo presidente.

Las protestas contra Ortega se iniciaron el 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

...

Notas Relacionadas