Teme que marido pierda la pierna tras ser baleado por policías

El alegato de los médicos es que no hay material, por tanto el paciente deberá esperar por lo menos ocho meses más para que pueda ser operado

Balazos

Mariela García quiere que operen a su marido. HOY/Elizabeth Romero

HOY

Carlos José Hernández Bustos lleva más de 20 días a la espera que las autoridades médicas del Hospital Amistad Japón Nicaragua, en Granada, decidan someterlo a una intervención quirúrgica.

Hernández ha pasado todo ese tiempo esposado a la cama del hospital. Él recibió dos balazos de parte de la Policía Nacional y uno todavía lo tiene en la pierna. Al ciudadano lo vinculan a la quema de la Alcaldía de Granada.

El alegato de los médicos es que no hay material, por tanto el paciente deberá esperar por lo menos ocho meses más para que pueda ser operado, dijo Mariela García, esposa del herido.

García asegura que en el hospital le dijeron que Hernández tampoco puede ser transferido a otro centro asistencial, pues depende del judicial bajo cuya autoridad está el procesado.

Lo único que le han ofrecido a Hernández es colocarle este viernes un sostén, para que él no se esté moviendo, pues la bala fracturó la pierna. Sin embargo, esto no es decisivo.

Sin embargo, García no ha podido obtener una audiencia para exponer el problema de su cónyuge ante el judicial.

García denunció ante el secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona, que ella solo supo que a su cónyuge ya le ordenaron prisión preventiva, ya que un juez le realizó la audiencia en el hospital.

La mujer teme que su marido pierda la pierna si es transferido al penal.

...

Notas Relacionadas