Entierro de Leyting Chavarría bajo balas de paramilitares

“Es condenable que no se pueda enterrar a los muertos”, denunció monseñor Carlos Enrique Herrera

entierro, jinotega, paramilitares, balas, familiares

En la Catedral San Juan se realizó una misa a la que asistieron compañeros y amigos de Leyting Chavarría. HOY / Sara Ruiz

HOY /Jinotega

Momentos de terror vivieron ayer los familiares y amigos que asistieron a darle el último adiós a Leyting Chavarría Pérez, de 16 años, ya que se escucharon disparos en las cercanías del cementerio de Jinotega.

“Están disparando, hay antimotines que vienen para acá, van a meternos presos a los chavalos, váyanse”, eran los gritos que se escuchaban de parte de los asistentes al sepelio, quienes corrieron con sus hijos.

Bismark Antonio Pérez, tío de Leyting, expresó que no bastó con matar a su sobrino, ya que las amenazas siguen para su familia, y ayer no pudieron enterrar a su sobrino en calma producto de la amenaza de los paramilitares.

“Me informan que acaban de disparar en el cementerio de #Jinotega, mientras los familiares y amigos estaban enterrando el cuerpo del joven Leyting Chavarría, de 16 años (que ayer fue asesinado). Es condenable que no se pueda enterrar a los muertos”, denunció en su cuenta de Twitter monseñor Carlos Enrique Herrera, obispo de Jinotega.

Herrera ha estado abogando por la seguridad de los pobladores del municipio, en especial del barrio Sandino, pese al irrespeto que ha recibido.

Lazo negro

Chavarría murió a manos de las fuerzas paramilitares, quienes atacaron el barrio Sandino, desde la noche del lunes y la madrugada del martes. Junto con Chavarría fallecieron también Brayan Odonel Picado y Benito Rodríguez González.

El Pajarito Libertador, como le decían sus amigos más cercanos a Leyting, fue acompañado por compañeros de clase, quienes portaban un lazo negro en sus uniformes en señal de luto, el chavalo estudiaba en el Instituto Nacional Benjamín Zeledón.

Los familiares y amigos asistieron a una misa de cuerpo presente en la Catedral San Juan y antes de finalizar la homilía, anunciaron la presencia de paramilitares y antimotines cerca del cementerio municipal, por lo que solicitaron a los estudiantes y a los jóvenes que se retiraran a sus hogares para evitar más capturas por parte de la Policía.

“Estamos tratando de darle el último adiós, ni eso respetan, tenemos derechos, él era estudiante como nosotros, nosotros no somos delincuentes como la Policía, los políticos y los encapuchados”, mencionó uno de los compañeros de Leyting, a quien le entonaron las notas del Himno Nacional como una despedida patriótica.

Amenazas
La presencia de los encapuchados no amedrentó a muchos de los adolescentes que con la consigna de “Eran estudiantes, no eran delincuentes” y “asesinos” caminaron junto al féretro hasta llegar al cementerio municipal.

...

Notas Relacionadas