Tres muertos deja ataque paramilitar

Una de las víctimas de la masacre era un menor de 14 años

Una hulera y un lanzamortero eran las armas de Leyting Exequiel Chavarría, de 14 años, asesinado por paramilitares en Jinotega. HOY / Sara Ruiz

HOY / Jinotega

A Brayan Odonel Picado, le gustaba y jugaba futbol. Este joven, de 22 años, fue uno de los tres muertos producto del ataque de fuerzas paramilitares la noche del lunes y la madrugada de ayer martes en el barrio Sandino de Jinotega.

Picado falleció a eso de las 4:30 de la mañana de ayer. Además murieron Leyting Exequiel Chavarría, de 14 años, y Benito Rodríguez González, de 34 años, habitante del barrio Róger Hanguien, quien deja cuatro menores en la orfandad.

“Era mi muchachito, yo le decía vos estás para mí y yo para vos, vivía con él. Lo anduve cuidando, él estaba en la barricada y yo ahí con una bandera, una paila sentada afuera de una casa cuidándolo desde largo, cuando comenzó el tiroteo ellos se corrieron, yo me metí a la casa, le daba gracias a Dios que había huido, pero me lo tiraron, me lo mataron”, denunció María Felicita Blandón, madre de Brayan.

El joven era estudiante de cuarto año de secundaria, trabajaba de panadero y la familia se llevó el cuerpo a la comunidad Las Lomas, donde le darán sepultura.

Adolescente

En una de las últimas conversaciones que mantuvo Leyting Exequiel, por WhatsApp, con un amigo le decía que sus únicas armas eran “un lanzamortero y una hulera, “eso lo único que ando”.

25 heridos es el recuento preliminar luego del ataque y tres detenidos: Joel Blandón, Dennis Hernández y Duvan Rodríguez.

“Ellos hablaron por nosotros, los adultos, que tenemos miedo de expresarnos y digo tenemos miedo porque yo soy trabajadora del Estado, donde nos mantienen reprimidos y no nos dejan hablar, ellos, los jóvenes han luchado por nosotros, necesitamos ayuda internacional”, dijo Mercedes Chavarría, tía del menor.

La familia de José Benito Rodríguez decidió velarlo dos días. Indicaron que era un hombre trabajador, que se dedicaba a la crianza de cerdos y otras actividades agrícolas, además fue miembro del Ejército de Nicaragua.

El ataque comenzó a eso de las 4:30 p.m. del lunes, cuando un grupo de paramilitares acompañados de miembros de la Policía se dispusieron a levantar los tranques y las barricadas del barrio Sandino, conocido como el Monimbó del Norte.

Al ver el ataque una caravana de autoconvocados fue a dar apoyo moral con pailas y la Policía inició nuevamente el ataque, el cual duró hasta la madrugada de ayer. “Cuando estaba llegando los atacaron, se refugiaron en diferentes casas, en algunas pasamos acostados en el piso porque ellos nos estaban disparando”, comentó “Mariza”, una joven autoconvocada que vive en el barrio Sandino.

Monseñor Carlos Enrique Herrera se dirigió al barrio para asistir a las familias de los fallecidos y pidió oraciones.

Versión policial
La Policía Nacional en una nota de prensa dijo que a las 5:30 a.m., la Policía realizó labores de restablecimiento de la circulación en el barrio Sandino, el cual estaba secuestrado por “terroristas”. “Estos grupos terroristas atacaron con armas de fuego y morteros a las fuerzas policiales, resultando tres personas fallecidas y cinco compañeros policías heridos”, dice la nota de prensa.

...

Notas Relacionadas