Portada_Super_Banner_P_Section_1

Policía se enreda con asesinato de estudiante brasileña

Varias con las versiones del asesinato de la doctora de origen brasileño, pero la Policía Nacional acusa a un vigilante de la muerte

Amigas de la estudiantes de medicina de origen brasileña Rayneia Lima de 30 años, lloran en el planton que realizan medicos y estudiantes de medicina en la rotonda Jean Paul Genie. Jader Flores/ HOY

Managua

“Nacida en Brasil, renacida en Nicaragua. Libertad, luz, paz y amor”, con esas palabras se describía en sus redes sociales la futura doctora de origen brasileño, Raynéia Gabrielle Lima, quien murió por dos disparos la noche del lunes 23 de julio a manos de paramilitares orteguistas. Todo sucedió cerca de Lomas de Montserrat, en la zona sur de Managua.

La brasileña era estudiante de sexto año de la carrera de Medicina en la Universidad Americana (UAM) —la que culminaría en seis meses para obtener su título de médico general—, y según el rector de dicha alma máter, murió víctima de “balazos en el pecho que le dañaron el corazón, el diafragma y parte del hígado”.

“Esto hay que decirlo, paramilitares que estaban en la casa de Chico (Francisco) López, fueron los que dispararon”, dijo Ernesto Medina, rector de la UAM. López es tesorero del partido de gobierno y hasta hace poco gerente de dos grandes empresas del Estado relacionadas con el petróleo y el sector construcción.

Dos son las versiones sobre el asesinato de Raynéia Lima. La primera es de parte de la Policía Nacional y que no termina de convencer; y la segunda contada por testigos.

En la nota de prensa de la Policía se relata que aproximadamente a las 11:30 de la noche, Raynéia se desplazaba sola a bordo del vehículo placas M 170620 por el sector de Lomas de Montserrat.

“Un guarda de vigilancia privada, en circunstancias aún no determinadas, realizó disparos con arma de fuego, uno de los cuales le impactó ocasionándole heridas. Fue trasladada al Hospital Militar Escuela Alejandro Dávila Bolaños donde falleció. El guarda está siendo investigado para el esclarecimiento del hecho”, dice la nota.

Sin embargo, testigos y el rector de la UAM, afirman que no fue así que sucedieron los hechos. Afirman que la doctora asistió, junto con su novio, a una despedida de una colega médico y compatriota que vuelve a Brasil en estos días. Salió rumbo a su casa alrededor de las 11:00 de la noche. Ella manejaba su vehículo sola, pero detrás la acompañaba en otro carro su novio.

Cerca de los semáforos ubicados al lado de la Colegio Americano el vehículo de Raynéia fue interceptado por paramilitares. Ya eran cerca de las 11:30 p.m.

Los hombres encapuchados quisieron requisar el carro. La doctora al verlos armados se puso nerviosa, sin querer movió el vehículo. Los paramilitares al ver esto rafaguearon el carro. Dos disparos le dieron a Lima.

Inmediatamente su novio salió del vehículo que venía manejando y reclamó lo sucedido. Pero se dio cuenta de las heridas de su pareja y la trasladó al hospital en su propio carro.

Fuentes aseguran que los familiares del novio de la doctora llegaron a la escena del crimen unas horas más tarde, pero no encontraron ni el vehículo y la escena del crimen estaba limpia.

En el hospital, Lima fue atendida por compañeros de clases, doctores alumnos de la misma universidad, y le realizaron reanimación cardiopulmonar (RCP) por al menos media hora, pero ella no reaccionó. Una fuente medica señaló que una de las balas, hizo la lesión grado cuarto en el hígado, la otra hizo lesiones pulmonares y en el ventrículo derecho, es decir, en el corazón. Perdió mucha sangre.

Embajada brasileña
El Gobierno de Brasil convocó ayer martes a la embajadora de Nicaragua en su país, Lorena Martínez, para pedir explicaciones sobre la muerte de la doctora brasileña.

El canciller brasileño, Aloysio Nunes, llamó además a consultas al embajador de Brasil en Nicaragua, Luís Cláudio Villafañe, para hablar sobre dicha muerte.

Martínez fue recibida en la tarde de este martes por el subsecretario para América Latina y el Caribe de la Cancillería brasileña, Paulo Estivallet, para ofrecer declaraciones por la muerte de la estudiante.

“Convocamos a la embajadora de Nicaragua (Lorena Martínez) para ofrecer explicaciones en Itamaraty —sede de la Cancillería—”, apuntaron las fuentes mencionadas.

Por su lado, Villafañe está viajando de regreso a Brasil y una vez se reúna con las autoridades brasileñas volverá a Managua para continuar con su trabajo.

Previa a la convocatoria de los dos diplomáticos, el Gobierno brasileño ya había expresado en una nota oficial su “profunda indignación” con el suceso y había pedido a las autoridades de la nación centroamericana “identificar y castigar” a los responsables de la muerte.

Brasil dijo también que repudiaba el “aumento de la represión, el uso desproporcionado y letal de la fuerza y el empleo de grupos paramilitares en operaciones coordinadas por los equipos de seguridad”.

“El Gobierno brasileño vuelve a instar al Gobierno de Nicaragua a garantizar el ejercicio de los derechos individuales y de las libertades públicas”, resaltó la Cancillería.

Por su parte la vicepresidenta Rosario Murillo señaló que Raynéia murió “en circunstancias no determinadas”,

“Nuestras condolencias a la familia de Raynéia Gabrielle, médica brasileña que trabajaba precisamente como especialista en medicina interna del Hospital Carlos Roberto Huembes de la Policía Nacional”, expresó Murillo, en un mensaje a través de medios oficiales al mediodía del martes.

Repudio por muertes
El asesinato de Lima se produce en medio de una crisis sociopolítica por manifestaciones contra el presidente Daniel Ortega, cuya represión ha dejado entre 277 y 351 muertos, según organizaciones de derechos humanos locales e internacionales.

Al repudiar la persecución de manifestantes, estudiantes y defensores de derechos humanos, el Gobierno brasileño volvió a instar al Gobierno a garantizar los derechos individuales.

Raynéia Lima

Raynéia Gabrielle Lima cumpliría 31 años en agosto próximo. Nació en la ciudad Victoria de Santo Antao, estado de Pernambuco, Brasil, y tenía seis años de residir en Nicaragua. Era estudiante de último año de Medicina de la Universidad Americana, en Managua. Al momento de su asesinato, hacía su residencia en el Hospital Carlos Roberto Huembes de la Policía Nacional. En su perfil social consideraba este país como una segunda patria. “Nacida en Brasil, renacida en Nicaragua. Libertad, luz, paz y amor”, escribió. En su última fotografía, horas antes de su muerte, se despidió de la sala de pediatría con un bebé en brazos. Pasaría a residencia.

Extranjeros muertos en tiempos de crisis

La estudiante de Medicina de la Universidad Americana (UAM), Raynéia Gabrielle Lima, fue asesinada el día en que en Nicaragua se celebra a los estudiantes como un recuerdo de la masacre estudiantil de 1959.

Su muerte todavía poco clara, pero a manos de civiles armados, ocurrió nueve horas después que los universitarios reclamaran al Gobierno por los estudiantes asesinados tras las protestas de abril y siete horas después que el presidente Daniel Ortega dijera a una cadena de televisión norteamericana que el país estaba en calma.

Desde que estalló la crisis sociopolítica en Nicaragua, se contabilizan más de 300 muertos. Con la joven brasileña aumentan a tres los extranjeros que en este contexto han perdido la vida en el país. El primero fue el cineasta guatemalteco Eduardo Spiegler, a quien el 16 de mayo pasado lo mató una arboleta metálica.

En el sector de Rubenia, la madrugada del 2 de junio fue muerto a balazos el norteamericano Sixto Henry Vera, de 48 años. Las muertes de Henry Vera y de Raynéia Gabrielle son de tipo homicida violenta.

...

Notas Relacionadas