Andrés tiene casi 40 años elaborando lavanderos

Comenzó fabricando maceteras cuando tenía 17 años

lavandero, manos, callosas, trabajador, jinotepe, carazo

Con un machete logra darle el último acabado a los lavanderos y la arena que queda impregnada, la elimina con agua para someterlo al proceso de afinado. HOY / Mynor García

HOY / Carazo

Sus manos llenas de callos reflejan el duro trabajo al que se dedica don Andrés de los Ángeles Zeas Cruz, originario de Jinotepe, Carazo. Él elabora lavanderos de concreto, maceteras, letrinas y adornos para viviendas. Este trabajo lo ejerce desde que tenía 17 años.

Este hombre con 56 años a cuestas, se caracteriza por ser humilde y respetuoso cuando se dirige a los demás. “A me gusta que el cliente se vaya satisfecho y gracias a Dios nunca he tenido reclamos”, aseguró.

Un machete, martillo, cincel, llana, cucharas de albañilería, un pedazo de esponja y una especie de peineta metálica son las herramientas que este carismático personaje usa para elaborar los lavanderos y demás piezas de concreto.

Este trabajo se lo enseñó su tío Pedro Antonio Cruz Vargas, el cual le permite llevar el sustento diario a su hogar. No tuvo oportunidades de asistir a la escuela, porque asegura que proviene de una familia muy pobre y lo que más le urgía era buscar dinero para la alimentación.

La elaboración de las maceteras fue lo primero que aprendió, luego con esa experiencia empezó a fabricar los lavanderos que vende en el taller donde labora y en el que se percibe el olor a tierra mojada. Don Andrés gana un promedio diario de 200 córdobas.

Entre cuatro y cinco lavanderos, son los que elabora semanalmente y cada uno cuesta 1,300 córdobas.

 

Inicia temprano a trabajar
La jornada laboral de este hombre, originario de Jinotepe, inicia a las 7:00 de la mañana y finaliza como a eso de las 4:00 de la tarde. para fabricar los lavanderos, primero se arma el molde, se le inserta la armazón de hierro y luego se le deja caer la mezcla de arena y cemento.

...

Notas Relacionadas