Vigilan a todos los que llegan a El Chipote

En el lugar, los simpatizantes sandinistas están atento a todo, al que llega, al que pregunta y al que se va.

chipote, orteguistas, miedo, temor, madres, secuestrados,

Los orteguistas andan caminando en grupitos, en carro y en bicicleta en las cercanías de El Chipote. HOY Carlos Valle

HOY

Tensión y miedo son algunas de las sensaciones que viven ahora las madres y los familiares de las personas que han sido secuestradas por paramilitares, cuando llegan a las instalaciones de Auxilio Judicial o El Chipote, donde unos enormes parlantes suenan música progobierno.

Las madres y los familiares se acercan para dejar comida y con el corazón lleno de esperanza de volver a abrazar a sus hijos, detenidos de manera ilegal por la represión estatal, que ya ha dejado más de 300 muertos, según contabilizan organismos de derechos humanos, durante los más de tres meses de la crisis sociopolítica en Nicaragua.

Desde el sábado, simpatizantes del Gobierno se apoderaron de El Chipote e instalaron parlantes, sillas, baños portátiles, toldos, colchones y propaganda gubernamental.

Las madres que ahí permanecían tuvieron que salir con la ayuda que brindó la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

En la entrada de El Chipote se encuentran los simpatizantes gubernamentales para vigilar a todo el que llega. Se puede observar que llegan vehículos, de donde se bajan personas y otras se suben, como relevando personal en el lugar.

“Si vienen por un desaparecido pregúntenle al oficial, pero de buena manera, no discutan con ellos. Nosotros venimos a entregar comida a un familiar que está detenido aquí y nos dijeron que nos fuéramos ya. Pero no diga que nosotros le dijimos esto”, explicó con voz bajita una muchacha, quien pidió omitir su identidad por miedo a represalia.

 

...

Notas Relacionadas