Paramilitares asesinan a una brasileña estudiante de medicina

La Embajada de Brasil en Nicaragua confirmó el asesinato por paramilitares de la estudiante de medicina brasileña, Rayneia Lima, de 31 años

La brasileña Rayneia Gabrielle Lima. HOY/Cortesía

Una estudiante originaria de Brasil fue asesinada anoche en Nicaragua, víctima de disparos de un grupo de paramiliares al sur de Managua, informó hoy el rector de la Universidad Americana (UAM), Ernesto Medina.

La brasileña Rayneia Gabrielle Lima, estudiante de sexto año de la carrera de medicina en la UAM, falleció anoche, víctima de un “balazo en el pecho que le dañó el corazón, el diafragma y parte del hígado”, dijo el rector.

 

“Esto hay que decirlo, paramilitares que estaban en la casa de Chico (Francisco) López, fueron los que dispararon”, dijo Medina.

López, tesorero del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) y hasta hace poco gerente de dos grandes empresas del Estado relacionadas con el petróleo y el sector construcción, fue afectado con la Ley Global Magnitsky, de Estados Unidos, que lo señaló de graves violaciones a los derechos humanos.

Lima vivía en el mismo reparto que López, una zona exclusiva el sur de la capital nicaragüense.

“Las fuerzas paramilitares sienten que tienen carta blanca, nadie les va a decir nada, nadie les va a hacer nada, ellos andan secuestrando y haciendo redadas”, sostuvo el rector.

El asesinato de la estudiante brasileña ocurrió horas después de que Medina participó en un foro en el que dijo que el crecimiento económico y la seguridad en Nicaragua antes del estallido social de abril contra el presidente Daniel Ortega “era parte de una farsa”, porque “nunca hubo un plan que acabara con la pobreza y la injusticia”.

“La muerte de esta muchacha es un signo de lo que está pasando en Nicaragua, contradice lo que dijo Ortega (a Fox News), de que todo está normal, pero es una paz de mentira, hay paramilitares por todos lados”, sostuvo el rector.

Así mismo señaló que  casi todos los estudiantes de medicina de la universidad colaboraron en los dispensarios que organizaron durante las protestas cívicas. “En los que yo visité no la vi a ella, pero es probable porque casi todos apoyaron por iniciativa de ellos”.

Organizaciones

El asesinato ocurre en medio de una crisis sociopolítica por manifestaciones contra el presidente Daniel Ortega, cuya represión ha dejado entre 277 y 351 muertos, según organizaciones humanitarias locales e internacionales.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por “asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias”.

Nicaragua está sumergida en la crisis más sangrienta de su historia en tiempos de paz, y la más fuerte desde la década de los años 1980, también con Ortega como presidente.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el 18 de abril pasado, por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.

Iba hacia su casa

Lima iba en su carro con rumbo hacia su casa en Lomas de Monserrat, cuando los paramilitares dispararon contra el vehículo, cuando este circulaba cerca del colegio Americano.

 

Su padre, Ridevando Lima, dijo a un medio de comunicación de Brasil que la estudiante de tenía seis años de vivir junto a su esposo en Nicaragua. Además, agregó que Lima regresaría pronto a su país de origen.

Según reportes preliminares, Lima falleció en un hospital capitalino. Lima era médico residente del hospital Carlos Roberto Huembes, que pertenece a la Policía Nacional.

Medina, explicó que según versiones de los estudiantes, la joven iba en un carro, y su novio conducía otro. Al escuchar un disparo, el novio de Lima se detuvo y la encontró herida, posteriormente la trasladó a un hospital.

...

Notas Relacionadas