Portada_Super_Banner_P_Section_1

Más de 700 secuestros

A tres de ellos se los llevaron de la comarca de San Antonio Sur, en Managua

HOY/ Archivo

Managua
Según la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), ayer registraron más de 700 personas secuestradas en menos de 24 horas, de acuerdo con denuncias que recibió el organismo entre la tarde del domingo y las primeras horas de ayer.

“Estas no son detenciones, son secuestros, porque son llevados por agentes paramilitares del Gobierno, no agentes de Auxilio Judicial, y se han hecho en todo el país”, expresa Álvaro Leiva, secretario general de la ANPDH.

Esos mismo grupos armados afines al Gobierno, se llevaron la noche del domingo al menos a tres jóvenes que estaban en el campo deportivo de la comarca San Antonio Sur, ubicado cerca del kilómetro 10 1/2 carretera hacia Masaya.

Esta es el campo deportivo donde detuvieron a los muchachos la noche del domingo. HOY/ Carlos Valle

Encapuchados
En la vivienda de la familia de don Ernesto Antonio Escorcia Briones no hay sonrisas, solo tristeza y preocupación luego que Ángel Antonio Escorcia Sandoval, de 18 años de edad, fuera prácticamente secuestrado por hombres sin identificar el domingo por la noche cuando este celebraba, junto con su equipo un campeonato de beisbol en el campo deportivo de San Antonio Sur, cercano a su vivienda, por el Residencial Xochitlán.

Así lo asegura su progenitor, quien lo buscó en la estación cinco de la Policía Nacional, donde primero se lo negaron, y luego de varias horas afirmaron tenerlo detenido y estar bajo “procesos investigativos”.

“No sabemos si está herido, eso nos habían dicho, pero como no lo hemos visto porque no nos han dejado, solo le pasamos comida al mediodía”, cuenta don Ernesto.

El señor asegura que nadie en las canchas estaba haciendo algo malo o contra la Ley, era una simple celebración.

“El domingo por la noche había una celebración en el campo San Antonio Sur porque el equipo de beisbol había ganado un campeonato. Estaban celebrando con morteros y algunos estaban tomados, en eso llegaron dos camionetas y se llevaron a mi hijo”, explicó esta mañana Escorcia.

Don Ernesto dice que eran hombres encapuchados y armados los que se llevaron a su hijo y a otros dos.

“Eran dos camionetas las que llegaron con hombres encapuchados. Era una camioneta roja y otra gris. Hubo también balazos y a esa hora yo me salgo de la casa para ir a ver, pero ya no estaba mi hijo. A los que estaban tirando morteros no se los llevaron, solo a mi hijo y a otros dos chavalos más”, agregó don Ernesto.

Y finaliza: “Pido a las autoridades que investiguen bien, mi hijo no está involucrado en nada. Que así sano como se me lo llevaron me lo devuelvan”, finalizó don Ernesto, quien tiene dos hijos menores más.

¿Quién es Ángel?

Ángel estudia y trabaja en el taller de soldadura de su papá, Ernesto Escorcia. Tiene 18 años y no se casa aún. Es un muchacho que, según su familia, le gusta el beisbol. Lo consideran un joven sano y que no se mete con nadie. Su familia no se explicaba ayer qué motivó que paramilitares lo secuestraran.
Esperan liberación

Don Ernesto y su familia, junto con los familiares de otro de los muchachos secuestrados, estuvieron fuera de la estación cinco de la Policía Nacional por horas, esperando una pronta liberación de los jóvenes, pues ninguno tiene antecedentes penales.

“Yo tuve que retirarme del lugar, pero se quedaron otros familiares que esperaban todavía. Si no lo sueltan hoy (ayer), quizás mañana, (hoy) esa es la esperanza”, dice el señor, quien espera que su hijo no haya sido golpeado.

Pedro Solórzano es el nombre de otro de los muchachos secuestrados el domingo por la noche. Todos lo conocen como Peter. “¿Ahora es delito celebrar?”, se preguntan.

Secuestran a familias enteras
Los paramilitares encapuchados orteguistas llegan a los hogares a sacar a las familias y jóvenes. HOY/ Archivo

Managua
Yaosca Reyes Centeno
Álvaro Leiva, secretario general de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), considera que “lo que nace ilegal —del seno paramilitar orteguista— termina ilegal”, esto en referencia a los secuestros indiscriminados a población nicaragüense y que fueron realizados en las últimas 24 horas en todo el país, pero principalmente en Managua, Masaya y sus municipios, Granada, Rivas y Matagalpa.

“Tengo datos de familias enteras secuestradas, por ejemplo el caso de la familia López Cano en Masaya, Leiva Pavón en Niquinohomo, Candas Ñurinda en Monimbó… familias secuestradas, completas, padres, madres, hijos, hermanos secuestrados”, expresó Leiva. Leiva aclara que este tipo de atropellos a los hogares por parte de grupos armados afines al Gobierno, que no son agentes policiales, solo se les puede llamar secuestros, no detenciones.

HOY/ Archivo

Las detenciones, dice Leiva, se realizan bajo el marco legal de la presunción de un acto delictivo con la orden de un juez, mientras que los secuestros solo los hacen grupos armados que no tienen ningún permiso de allanar morada.

“Solo los delincuentes allanan un hogar y sacan a las personas ilegalmente. Destruyen tu casa, roban en tu casa, te secuestran en tu casa y si es posible te ejecutan, y con mucha suerte son entregados a la Policía”, puntualizó el promotor de derechos humanos.

Leiva asegura que ante el incremento de secuestros, las familias deben tener en cuenta que lo siguiente a realizar es la denuncia, no ante la Policía, sino a los organismos de derechos humanos.

“Deben quitarse el miedo y denunciar los secuestros. Para eso, un representante de la familia debe presentar una cédula de identidad del secuestrado, recordar la fecha exacta del secuestro y no olvidar que ninguna denuncia es anónima, tienen que dejar sus datos y nombres para contactarlos”, finalizó Leiva.

Título de caja
Cristian Fajardo y su esposa.

Managua
Elízabeth Romero

La ola de secuestros desatada por las fuerzas combinadas de la Policía y los paramilitares del gobierno de Daniel Ortega contra quienes los adversan alcanzaron al dirigente Cristian Fajardo, vicepresidente del Movimiento 19 de Abril de Masaya.

“Exigimos su libertad inmediata, Cristian no es un delincuente”, dijo su hermano Santiago Fajardo al ser consultado sobre la detención.

Según su hermano, Fajardo se encontraba con su esposa, María Adilia Cerrato, y fue interceptado el domingo al caer la noche en la frontera con Costa Rica. El activista civil, como decenas de masayas, ha tenido que esconderse, huyendo de una muerte segura si cae en manos de paramilitares orteguistas que operan de forma ilegal con apoyo de la Policía en Masaya y varias ciudades del país.

“Exigimos la libertad de ambos. No son delincuentes y tienen derechos, el único delito ha sido protestar contra una dictadura”, dijo Fajardo. El hermano del activista denunció que la familia está bajo persecución y que su hermano fue amenazado de muerte. Confirmó que Cristian intentaba cruzar hacia Costa Rica para “salvaguardar su vida”, como lo están haciendo decenas de masayas, tras la incursión de paramilitares que mantienen sitiada la ciudad, y a quienes les han ordenado perseguir y disparar a los que se oponen al régimen.

“Mi más enérgica protesta ante esta detención arbitraria”, comentó por su lado Yubrank Suazo, también dirigente del movimiento en esa ciudad al conocer la noticia. Otros secuestros Otro secuestro que ayer confirmaron en Masaya, fue la del político opositor al gobierno Chester Membreño del partido Ciudadanos Por La Libertad, CxL.

Según sus familiares, conocieron de la desaparición repentina de Membreño en horas de la mañana de ayer. Membreño, participaba activamente en las manifestaciones contra el gobierno y a mediados del mes pasado le quemaron su casa. La familia manejaba hasta el cierre de esta edición que se encontraba en una celda de Masaya. Valeska Sandoval, la joven que estuvo atrincherada en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) Managua y que conmovió a la población por las redes por su emotiva despedida cuando estaban siendo atacados por sus familiares, también fue víctima de secuestro por paramilitares, junto a decenas de jóvenes más.

El secuestro fue confirmado por Marlin Sierra, directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), quien ha conocido el caso a través de denuncias de al menos tres madres de jóvenes secuestrados. Sierra indicó que el secuestro fue realizado el viernes 20 de julio. Los paramilitares los sacaron del albergue donde los habían conducido como un mecanismo de seguridad y desconocían su paradero.

...

Notas Relacionadas