Esposado desde hace 20 días a cama de hospital

Está en riesgo de perder su pierna

Así se ha mantenido Carlos Hernández en el hospital de Granada. HOY/Cortesía

Desde hace 20 días permanece esposado a una cama del hospital Amistad Japón Nicaragua, de Granada, Carlos Hernández Bustos, de 31 años, tras haber recibido dos balazos en una pierna por parte de uno de los policías que lo arrestaron al momento que lo sacaron de su casa de forma arbitraria y violenta.

En la sala del hospital permanece al cuido de su esposa Mariela García y varios policías armados que lo tienen bajo custodia.

La familia de Hernández tiene temor de hablar de su caso por las consecuencias que les podría traer. Según los familiares consultados, el muchacho que habita en el barrio La Sabaneta fue capturado por la Policía y acusado de haber participado en la quema de la Alcaldía de Granada y de una rastra que estaba en desuso en el malecón de esta ciudad. Esto ocurrió a la medianoche del 28 de junio pasado. En esa ocasión los vecinos dijeron a los periodistas que vieron a cuatro sujetos encapuchados en motos, antes de la quema de la rastra.

La familia relató que el delito de Hernández fue aparecer en un video en un canal nacional participando de una marcha azul y blanco.

El otro temor de la familia y del paciente es que le amputen su pierna por cuanto no han podido extraerle uno de los dos proyectiles. “Él permanece esposado y con suero. Hasta ahora no lo han operado. Algunos médicos lo tratan mal y le reclamaron porque denunciamos el caso ante los medios”, dijo un pariente bajo anonimato. “Eso hizo que llegaran más de diez policías por la noche a la sala a estar cuidándolo”, agregó.

Según la familia, una de las balas ya le fue extraída y es de una pistola calibre 38. La bala que estaba en poder de una
medico, según la familia del reo, fue requisada por la Policía a pesar que es una evidencia a favor del joven agredido.

La pierna se le está poniendo morada y tiene riesgo de perderla. HOY/Cortesía

Riesgoso

“La Policía quiere llevárselo así como está, pero los médicos han dicho que es muy riesgoso porque la pierna se le ha puesto hinchada y morada”, dijo la esposa, quien ha procreado tres hijos con Hernández, de 11, 12 y 6 años. Este
muchacho trabaja de ayudante de albañil, según García.

La familia denunció además que a una prima del paciente llamada Jesenia y a su esposo los apalearon varios encapuchados al salir del hospital Amistad Japón Nicaragua, de Granada, tras haber visitado al paciente y tomarle fotos.

“Vinieron a verlo hace una semana y le tomaron fotos y al salir del hospital los estaban esperando varios hombres encapuchados, los golpearon y les quebraron los celulares. La denuncia será puesta ante los derechos humanos”,
citó el familiar.

...

Notas Relacionadas