Empresario acusado de matar a su esposa tenía arsenal

Según la acusación, el 28 de junio, el acusado le envió un mensaje al celular a la víctima Sarybel diciéndole: “Con tres mil dólares te mando a matar”

El empresario Roberto Emilio Estrada Zamora, de 62 años, acusado por la Fiscalía del femicidio de su exesposa Sarybel Abad Urcuyo, de 45 años.

El empresario Roberto Emilio Estrada Zamora, de 62 años, acusado por la Fiscalía del femicidio de su exesposa Sarybel Abad Urcuyo, de 45 años.

Mientras la Policía buscaba pistas que vincularan o alejaran al empresario Roberto Estrada Zamora, de la violenta ejecución de su exesposa Sarybel Abad Urcuyo, encontraron un arsenal de armas.  Todas, según el acta de requisa, tenían permisos de portación. No obstante, hay un fusil en especial que llamó la atención: un Dragunov calibre 7.62, un arma que según se sabe es de exclusivo uso militar.

El Dragunov de Estrada tiene la serie 36131, y según el acta de ocupación, su permiso fue emitido en 2016.
También se le ocupó un fusil Brn 22, un revólver Colt 0.0, una pistola Glock .380 BRL108, otra Glock 0.0 ACF688, una pistola Intratec 9 y un revolver Ruger .38. En total siete armas de fuego.

La Fiscalía no dice en su escrito si una de las armas fue utilizada para el crimen, aunque el dictamen policial señala que el arma homicida es un revólver calibre 38.  La Fiscalía decidió acusar ayer al empresario Estrada Zamora, de 62 años, del delito de femicidio en perjuicio de Abad Urcuyo, de 45 años.

El femicidio

El empresario fue conducido en silla de ruedas, por dos oficiales de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) nacional, a dos salas judiciales donde iba a enfrentar dos audiencias: una por el femicidio de Sarybel y el otro caso relacionado con violencia de género que la víctima —en vida— entabló contra Estrada.

Ambas audiencias no se realizaron por el estado de salud en que se encontraba el empresario y se reprogramaron para hoy.

Según el escrito fiscal, los últimos años de la relación de pareja (entre Roberto y Sarybel) se desarrolló dentro del marco de disfuncionalidad, caracterizado por discusiones constantes y desacuerdos de todo tipo que terminaron en un difícil divorcio.

La víctima Sarybed Abad junto al hijo que procreo con su ex pareja, el empresario Roberto Estrada Zamora.

El 4 de junio de 2018, Estrada amenazó a la víctima tras una audiencia en el Juzgado Noveno de Distrito de Familia, en el que se decidiría el destino de los bienes familiares, liquidación de la empresa y pensión compensatoria a favor de la víctima.

Para la Fiscalía, Estrada cumplió su amenaza y pagó por la muerte de su exesposa.  Según la acusación, el 28 de junio de 2018, el acusado Estrada, le envió un mensaje al celular a la víctima Sarybel diciéndole: “Con tres mil dólares te mando a matar”, mensaje que la víctima le mostró asustada a su hija Jennifer.
La Fiscalía ha incluido el mensaje, como parte de su paquete de pruebas.

Por 3 mil dólares

Según la Fiscalía, ese mismo día, el acusado contactó a dos sujetos de identidad desconocida, a quienes les propuso pagarles la cantidad de 3 mil dólares para privar de la vida a Sarybel.  La acusación dice que Estrada les proporcionó a los sujetos que contrató, los movimientos de la víctima, para que estos la localizaran.

Fue así que el 3 de julio de 2018, a la 1:18 de la tarde, los dos sujetos interceptaron a la víctima Sarybel, frente a la casa de la madre de esta, en Altamira, Managua. Cuando la víctima estaba a bordo de su camioneta; los sujetos llegaron en un vehículo, detalla la acusación. Dice que uno de los atacantes, se bajó del vehículo en que andaba y con una escopeta la intimidó.

Fue ejecución

Se subió al asiento del acompañante de la camioneta de la señora Sarybel. Ahí el sujeto se puso un pasamontañas y obligó a la víctima a conducir hasta el asentamiento Los Martínez, de la entrada de la Refinería, un kilómetro y medio al norte, en el sector de la Cuesta del Plomo, en la capital.

Después los sujetos llevaron a la señora Sarybel al costado sur del lago de Managua, la obligaron a ponerse de rodillas y le realizaron un disparo en el parietal derecho de la cabeza.  El arma utilizada fue una calibre 38, tipo revólver. Aseguran que el disparo privó de la vida de manera instantánea a la víctima. Después para borrar evidencia, los delincuentes quemaron el vehículo.

Batalla tras batalla

Entre quienes los conocieron son pocos los sorprendidos con el final del matrimonio de don Roberto Estrada y Sarybel Abad.  La ruptura de la pareja fue violenta y se encontraban enfrentados en una feroz batalla legal por bienes patrimoniales.

La historia comenzó bien. Se casaron en 1993 y las fotos que exhibían en sus redes sociales no permitían imaginar una tragedia en el futuro.  Los primeros años de unión, los vivieron felices en la casa No. 60, del Reparto San Juan, en la calle El Carmen.

Ahí nació el hijo de la pareja, Roberto Estrada Abad, al que pusieron por nombre los mismos generales del papá. Hoy, Roberto no titubea en decir que su padre tiene responsabilidad en la fatalidad de su mamá, Sarybel. El joven hizo los señalamientos en un canal de televisión, junto con sus dos hermanas maternas Annais y Jennifer Correa Abad. Incluso mencionó que la relación con el padre era muy difícil y que el día de la desaparición de su madre, intentó inútilmente hablar con él, para que deslindara alguna responsabilidad.

En 1999, el matrimonio cuyos negocios familiares iban muy bien decidió irse a vivir a una casa en Residencial Altos de Ticomo. Se trataba de una vivienda con más espacio y a la que se unió la hija de Estrada, de nombre Georgina, quien ha dicho que su padre es inocente.

Allá, según amigos cercanos, el matrimonio entró en crisis. Para antes de 2017, fecha de inicio de una dramática ruptura familiar, el matrimonio ya era según la misma acusación de la Fiscalía, una pareja que no alcanzaba entendimiento en las decisiones de pareja y de la compañía familiar, dedicada a la industria y distribución de aceites comestibles y otros derivados.

Guerra por bienes

En los primeros días de julio del año pasado, don Roberto decidió ponerle fin a la relación conyugal e impidió que su esposa ingresara a la vivienda.  La decisión devino primero en pleitos y ofensas y después generó las primeras acusaciones mutuas que llegaron a ventilarse en los Juzgados de Managua.

Según la Fiscalía, el 20 de julio, Estrada promovió el divorcio de manera unilateral en el Juzgado Noveno de Familia. Por supuesto, Sarybel respondió, reclamando sus derechos de esposa.

Denuncias públicas

Dos meses más tarde, Estrada perdía la primera; el Juzgado de Familia, restituyó a Sarybel en su casa y Roberto tuvo que salir.  También fue obligado a mantener distancia de ella como medida cautelar.
Después vinieron otras tercias judiciales, que incluso llegaron a dos medios de comunicación en que la pareja hizo graves acusaciones, uno contra el otro.

El 4 de junio último, Estrada y Sarybel asistieron a una mediación en la sala No. 6 del Juzgado de Distrito Noveno de Familia para definir el destino de los bienes de la familia, la empresa familiar y una compensación económica.
Aunque la Fiscalía no explica la resolución de aquella audiencia, si dice que Estrada salió molesto del encuentro y al salir amenazó de muerte a su exesposa.

“Te vas a morir”, asegura que le gritó frente a todos los presentes. Pero no fue todo, el acusado le gritó a su exesposa que “era una delincuente” por intentar quedarse con los bienes.

 

 

...

Notas Relacionadas