CEN seguirá en el Diálogo Nacional pese a represión orteguistas

Jerarca de Jinotega, Carlos Herrera, le responde a Rosario Murillo que no es terrorismo buscar justicia y democracia. Convocarán a las conversaciones a fines de esta semana

El anuncio de la CEN se produce después que los estudiantes y el sector privado aseguraran ayer estar listos para el diálogo. CARLOS VALLE.

HOY/ CARLOS VALLE

HOY

Los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), mediadores y testigos del Diálogo Nacional entre sectores de la sociedad civil y el gobierno de Nicaragua, anunciaron este martes que la sesiones del mismo se reanudarán y que convocarán a finales de esta semana, pese a la represión contra el pueblo y la agresión que sufrieron los religiosos el lunes.

A esa conclusión llegaron, después de una reunión que se desarrolló entre los miembros de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), a lo largo de la tarde, en la que ha participado el Arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, el Obispo Auxiliar Silvio José Báez, el Obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, el Obispo de Jinotega, Carlos Herrera, entre otros.

Báez y Herrera confirmaron que los obispos seguirán en la vía del diálogo.

“No nos retiramos pese a la hostilidad del gobierno. Seguimos creyendo que el diálogo es el camino para superar la violencia en Nicaragua, por tanto, no abandonaremos el diálogo”, dijo Báez, quien exhortó a la población a tener a tener esperanza en que la paz se alcanzará usando métodos pacíficos.

Pobladores de Masaya cargan los restos de Jason Putoy, otro joven de tan solo de 22 años, víctima de la represión. Foto: Manuel Esquivel

La reunión de los Obispos se dio en el Seminario de Fátima en Managua, un día después que tanto Brenes, Báez como el Nuncio Apostólico en el país Waldemar Stanislaw Sommertag fueron agredidos por turbas del gobierno cuando se encontraban en la ciudad de Diriamba, al sur del país, para mediar para lograr la salida de una docena de personas que se encontraban en la Basílica de San Sebastián bajo asedio de los grupos progobierno.

Desde hace 84 días, el país sufre la represión del gobierno, desde que iniciaron las protestas cívicas que inicialmente se opusieron a las reformas inconsultas a la seguridad social, aprobadas por el Presidente designado por el poder electoral, Daniel Ortega, quien luego se vio obligado a derogarlas. Pero luego, tras los centenares de muertos causados por la represión, la población demanda en las calles la renuncia del caudillo y su esposa y vicepresidente, Rosario Murillo.

 

Los límites de Murillo
Precisamente Murillo dijo el martes que aceptarían discutir los temas relacionados con la democratización del país, pero una vez que superen la ola de terrorismo que, según ella, está viviendo el país y que es como califica a quienes le piden la renuncia.

Sin embargo, el Obispo Herrera dijo que no es terrorismo que la población pida por democracia, justicia y libertad. “Hasta ahora se ha reclamado que haya democracia y libertad. El mal por sí solo cae”, añadió Herrera, quien calificó como “algo muy grave” el ataque el lunes a los otros miembros de la Conferencia Episcopal y al Nuncio, el que espera no vuelva a suceder.

...

Notas Relacionadas